Archivo de la etiqueta: Valparaíso

“Señoritas en Toma”. Un colegio de monjas en la revolución pingüina

por Gonzalo Schwenke

portada-valeria-barahona-02-e1463674733259A pesar del alto impacto que produjo en la sociedad chilena la denominada Revolución Pingüina del 2006, la narrativa chilena no se ha hecho cargo de manera sustancial del relato de aquellos días y, en consecuencia, la problematización de dicho movimiento y de sus alcances hasta la actualidad no ha sido abordada adecuadamente. En ese contexto, y tras cumplirse 10 años de las marchas y tomas de colegios con que los estudiantes secundarios movilizados exigieron mejoras a la educación pública, la novela Señoritas en Toma (Emergencia Narrativa, 2016) se vale de dicho acontecimiento como pretexto para contar la historia de un grupo de niñas que se rebelan a su instrucción para el matrimonio. Es así que, a partir del tópico de la rebeldía juvenil, se ponen en marcha las acciones que dan curso a la narración, caracterizada por la lucha de estas adolescentes por salir de la zona de protección familiar sin renunciar a sus privilegios de clase, esto es, sublevarse al viejo orden pero sin cuestionar su origen social.

Mariana de Jesús, hija de padres de clase acomodada, cursa el último año en un colegio católico para mujeres de Santiago, en el que vive el día a día entre la enseñanza casi monástica del bordado, avemarías y las fiestas desenfrenadas. Ella asumirá la voz femenina de su generación y, junto a sus compañeras, adherirá al movimiento estudiantil: participarán de manifestaciones y se plegarán a las tomas de liceos junto a Felipe –hijo de la empleada de una familia vecina–, quien dará enfoque al momento histórico que viven, develando otras realidades que darán pie para la emergencia de una mayor consciencia social y de género.

A lo largo de la obra observamos en distintos niveles choques culturales de diversa índole, como el enfrentamiento entre lo nuevo y lo añejo, la lucha de clases, el empoderamiento femenino frente a la dominación masculina y la institución versus la calle. En todos estos casos, las protagonistas recurren a la desobediencia para aparecer a la vanguardia, haciendo suyas las luchas reivindicativas que más les acomodan desde su lugar de privilegio y enfrentándose a un enemigo presente pero estático.

Cabe subrayar que en la generación a la que pertenece la protagonista predomina la valía de los apellidos, de la pertenencia a un determinado grupo social, donde los Urrutia, los Ojeda, los Aylwin, los Aldunate, los Müller, etc., son la norma. En cambio, Felipe se diferencia del resto porque es hijo de la empleada de casa de la familia García. Él sostendrá su condición de mero sujeto durante la mayor parte de la novela y sólo saldrá a colación su apellido cuando asuma un rol más protagónico en función de lo económico. En ese mismo orden de cosas, la palabra “nana” es una etiqueta peyorativa útil para quienes desean establecer una línea de separación entre los propios y los otros, es decir, la exclusión de personas que no pertenecen a su mismo escalafón social: “las nanas columpiaban a tres niñas desencajadas de la risa” (114).

Mariana de Jesús, en su ampliación del mundo y enfrentada a lo establecido, carece de profundidad discursiva, ya que permanentemente está analizando desde lo masculino al resto de sus congéneres, lo que anula cualquier discurso de liberación: “teníamos como patrimonio común un séquito de pequeñas cinturas delineadas sin error, salvo la de O’Ryan, cuya hermosa cara le permitía equilibrar con gracia ese par de centímetros de más en el borde del calzón” (17).

Durante la novela predomina lo secuencial: una escritura llana que evidencia con urgencia la necesidad de recursos estilísticos y narrativos que generen las condiciones textuales para el despliegue de una mayor profundidad reflexiva sobre lo político-social desde las nuevas generaciones, quienes subvierten y amplían el campo de discusión distanciándose de la norma pero también sabiendo cómo utilizar este elemento para su propio beneficio. El debut literario de Barahona tiene su fortaleza en abordar la historia reciente del país. Sin embargo, la chatura reflexiva a lo largo de la narración y su pura apariencia de avanzada frente a un antagonista anacrónico, le quita solidez a un texto oportunista en que su portada el color amarillo es más representativo de su contenido.

Valeria Barahona

Señoritas en toma

Emergencia Narrativa Ediciones, 2016

__________________________

Gonzalo Schwenke (1989). Es Profesor de Lenguaje y Comunicación por la Universidad Austral de Chile. Es además crtítico literario del diaro El Insular de Chiloé: http://www.elinsular.cl/.

CC licencia

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , ,

“Lo que ocurre en esta caja negra”. Casi Nadie, de Luis Riffo

por Luis Aránguiz

 

Casi nadie_Riffo

La imagen de cubierta de este libro es una fotografía que nos muestra una calleja adoquinada, estrecha, tenuemente iluminada, atravesada por un oscuro caminante. Quizá sea esta la trayectoria del hablante de los textos que se alojan al interior de este objeto. Casi Nadie es el título de este poemario publicado en Valparaíso por editorial Bogavantes. Dividido en tres partes numeradas y con una coda final, este conjunto de poemas está vertebrado por el intento de describir algunos aspectos de la condición de ser “casi nadie”.

Uno

Perdido en la familiaridad, el hablante en esta primera etapa expresa la extrañeza de entrar en su propia casa sintiéndose desconocido. Su sombra lo espera como si fuese un intruso. Estos son los límites del día: “Nada de paraísos perdidos / ni eternos retornos / ni el fin de la historia: // Tan solo un día de trabajo / que empieza a apagarse / con la primera luz del día” (17). Ser casi nadie no es sino la condición de quien no encuentra un horizonte, o más bien, de quien tiene como único horizonte el existir sin horizonte. Como dirá algo más adelante: “Respiro el aire ruidoso de las calles / y me sumerjo en su flujo anónimo. / Me digo: soy el héroe agónico / que disfruta del dulce letargo / de un desangramiento invisible” (19). Ser casi nadie es ser el héroe capaz de resistir la rutina del anonimato, o como lo llamarían algunos, de la alienación.

Dos

Esta segunda etapa del texto tiene una marcada orientación hacia el tópico del amor. Quizá lo más destacable que puede mencionarse de esta sección sea la vinculación que existe entre una entidad femenina indeterminada y la poesía. ‘Ella’ interactúa con la palabra, “se busca en ellos [los poemas] con la mirada perdida” (46), confía más en ellos que en sí misma. Pero a la vez “Ella desborda estos pobres versos, / ella excede los límites de la realidad” (46). De este modo, por una parte existe Ella buscándose en el texto, texto que a su vez es incapaz de contenerla. Esto, nos parece, es el paso previo para lo que se desvelará en la tercera sección.

Tres

Perdido, otra vez, pero en otro lugar. Perdido en el lenguaje. ¿Qué coordenadas puede tener el hablante para guiarse en este complejo mundo de signos? “Se arrastran las palabras” (66), nos dice, hambrientas, creyéndose la negra luz que ilumina a la blanca noche. Pero ellas “Son incapaces de ver / la magnitud de su propio vacío” (66). Luego nos encontramos con un poema que es “una prueba de la imposibilidad / de escribir un poema” (70). No solo el hablante divaga, también el propio lenguaje poético. La experiencia del vacío, casi mística, de un lenguaje incapaz de describir las cosas, le lleva a afirmar: “Yo también creo que la poesía / no sirve, no salva” (75).

Coda

¿Qué es lo que ocurre en esta caja negra? Así es como el hablante describió, en cierto instante, al mundo. Lo que ocurre es la “efímera plenitud” o “los sueños perdidos” (82), el haber sido “los favoritos de los dioses” (79) que abandonaron la casa. Y todo esto que nos informa la coda, no es más que lo que ya se dijo en los tres pasos anteriores: la soledad de la populosa ciudad, la inhabitación del propio hogar, la interminable miseria de la rutina; el amor, el deseo por explicar algo inexplicable, por emparentarse con otro ser humano, sentir que por una vez se es con alguien; el lenguaje, su vacío, su ilusión mortífera que nos hace creer capaces de expresar nuestras percepciones, y por supuesto, la ilusión de alcanzar la poesía.

Se trata de un poemario escrito en un lenguaje sencillo, sin rebusque, en ocasiones cercano a la narrativa. No quiere impresionar, busca, la mayor de las veces con buen resultado, expresar la densidad de la cotidianidad con metáforas que, otra vez, sin rebusque, estén relacionadas con la cotidianidad. Así, este texto es, también, como su contracubierta. El objeto libro que abría con una foto de una calleja, cierra con versos manuscritos, borrosos, que nos recuerdan que el intento de poetizar nace frente a un papel, nada más que con un lápiz y el deseo intenso –y la imposibilidad- de transmitir algo de esta cotidianidad que nos desborda por su apariencia de normalidad y que, sin embargo, oculta el desgarro de la monotonía. Escribir versos es el primer paso para dejar de ser casi nadie en una caja negra.

Casi Nadie

Luis Riffo

Bogavantes, 2015

__________________________

Luis Aranguiz Kahn (1991). Licenciado en Letras Hispánicas de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Ha escrito sobre la relación entre literatura y religión en medios como White Rabbit (UC), Cuadernos Judaicos (U. de Chile) y Critica.cl. Actualmente cursa la carrera de Derecho en la UDP.

Etiquetado , , , , , , , , , , , ,

“Ya no basta con rezar, tampoco basta con protestar”: Igualdad, Agustín Squella

por  Manuel Vallejos

Igualdad OKEn Igualdad (Universidad de Valparaíso, 2015), Agustín Squella, profesor de filosofía del derecho y Premio Nacional de Humanidades y Ciencias Sociales 2009, propone en formato clásico —el ensayo, el tratado, el manifiesto—, un tema de vital actualidad: los alcances de la palabra “igualdad” en nuestro contexto social más inmediato.

Squella parte de lo que Lipovetsky señala como la condición de las palabras en la contemporaneidad: “un lenguaje eufemístico y tranquilizante, un lifting semántico” (La era del vacío 22), constituido para domesticar al individuo. Parte —es un decir—, puesto que el autor va más allá y ejerce un develamiento, una crítica del uso aséptico de la palabra “igualdad” en el contexto político, económico y mediático contemporáneo. Así, a la manera de Claudio Guillén, nos muestra que a partir de una sola palabra se puede ingresar en el mundo con mayor precisión y alcance: una hebra lingüística con la que deshilvana la madeja de usufructos y disputas que el término igualdad ha suscitado. A propósito nos dice: “¿Ocuparse de las palabras? ¿Ocuparse de una palabra en particular, por importante que sea? Sí, ocuparse de las palabras puesto que pensamos con ellas. Verse la cara con las palabras es vérselas con el pensamiento” (13). De esta suerte, Squella nos hace perseguir el siempre difuso sentido de las grandes palabras con las que organizamos nuestros principios y valores sociales pero a las que rara vez dedicamos alguna reflexión.

El autor, desde la filosofía política y jurídica, demarca algunos sentidos de este término vinculándolos a diversos niveles en los que la igualdad se manifiesta en términos políticos, sociales e individuales. A la vez, hace patente su diferencia con jibarizaciones del término tales como­ “equidad” e ­“igualdad de oportunidades­”  y  cuestiona la supuesta oposición de esta palabra a otras categorías como ­“diversidad” o ­“pluralismo”: “Lo opuesto a ‘igualdad’ no es ­‘diferencia’ sino ­‘desigualdad’” (52).

De este modo,  la incisiva y amena argumentación por la que Squella nos guía, posiciona a este manifiesto como un imprescindible en el debate actual no solo de la educación, sino también de los escándalos de colusión económica que agitan las aguas chilenas. Si a ello agregamos  la cuidada edición a la que la Editorial Universidad de Valparaíso nos tiene acostumbrados, entenderemos el por qué esta obra se encuentra en su segunda edición a menos de un año de su publicación.

Igualdad

Agustín Squella

Editorial Universidad de Valparaíso, 2015

___________________________

Manuel Vallejos Carrasco (Santiago, 1985). Magíster en Letras, mención Literatura por la Pontificia Universidad Católica de Chile. Premio Especial Roberto Bolaño 2009, mención poesía y Becario de la Fundación  Neruda el mismo año. Actualmente dirige el catálogo de poesía de Gramaje Ediciones.

___________________________

Referencias

Lipovetsky, Gilles. La era del vacío. Trad.  Joan Vinyoli y Michele Pendaux. Anagrama, Barcelona: 2010.

Etiquetado , , , , , , , , , ,