Archivo de la etiqueta: Gladys Mendía

Vacaciones en Bolivia, o la búsqueda de la poesía boliviana

por Eduardo Farías Ascencio

campero j.-corazn ardiente

Corazón Ardiente, de Jorge Campero

La situación de la literatura extranjera en Chile tiene dos caras: por una parte, podemos encontrar traducciones de la mayoría de los clásicos y contemporáneos europeos y norteamericanos.  También de la tradición oriental, desde el Tao Te Ching hasta Murakami. En cambio, la situación de la literatura latinoamericana está marcada por el silencio, consciente o no, de la sociedad y el mercado chilenos. Así, la situación de la poesía uruguaya y ecuatoriana, por ejemplo, son desconocidas para la mayoría de mis colegas, lectores constantes y voraces (1). Otro caso es Bolivia, país representado en nuestro imaginario solo por el Salar de Uyuni, la coca y Evo Morales; imagen que sigue siendo una caricatura y un prejuicio.

El panorama que quiero contar fue experimentado desde el lugar de turista, ese extranjero que se nota, con esa prisa de verlo todo, de no perderse nada, aquella mentira que nos inventamos para sobrellevar un viaje en el que la posición misma de turista es la de alguien que mira solo una parte, una fachada muy bien dispuesta. Hablo desde esa posición de turista, y de una experiencia de la que pude sacar algunas conclusiones (provisorias) sobre la situación del libro en Bolivia, conclusiones que sólo se basan en la observación, en la búsqueda, en la caminata diaria, en la compra de material por el altiplano y por los valles del sur, en ciudades como La Paz, Sucre, Tarija y otras.

La situación del libro que vi en Bolivia se caracteriza por una baja lectoría pública, es decir, vi muy pocas personas que leyeran en el espacio público como plazas o buses. El uso del celular con internet era más cotidiano. El contexto boliviano implica dos lenguas (y más) que están funcionando a la par del español. La estima por el uso del quechua y aymara fue impresionante. Hay que agregar que estas dos lenguas son orales, característica que se mantiene hasta hoy, pese a que se pueden encontrar libros en español para aprenderlas. Pero es difícil encontrar libros en estas dos lenguas. Quizás el único caso sería la Biblia. Debido a la tradición oral del quechua y aymara, la publicación en estas lenguas sería un acto infructuoso, y no necesariamente un acto de imperialismo lingüístico por parte de la publicación en español.

Este panorama no fomenta mucho el negocio del libro, por lo que la búsqueda se puede tornar bastante angustiosa. No recuerdo haber visto en el centro de Oruro alguna librería, en Uyuni solo vi a una señora con un puesto de feria. La situación ya era distinta en Tarija, Sucre, Potosí y, sobre todo, La Paz, de lo que hablaré más adelante.

cosechar-tempestades, de Julio Barriga

Cosecgar Tempestades, de Julio Barriga

Mientras el mercado editorial se mostraba en el viaje, también podía apreciar la situación de la producción del libro, la que está marcada por la presencia absoluta del libro pirata y por una edición nacional (2) incipiente en su cantidad, mas no en su calidad. La presencia del capitalismo editorial, de la edición transnacional y de la literatura se encuentran fuera del mercado boliviano del libro; sin embargo, son sus productos pirateados los que satisfacen la demanda editorial. Desde Bolaño y Bukowksi, hasta el último best-seller de la temporada, no son productos originales. De hecho, en Sucre el segundo acercamiento con la poesía boliviana fue la compra  por 35 bolivianos (3.500 pesos chilenos) de la Antología de poesía boliviana: Ordenar la danza, publicada por LOM, pirateada. Fue gracioso que la vendedora tratara de  convencerme diciéndome que el libro era original.

La situación del mercado editorial, desde un punto de vista legal, funciona negando los derechos de autor comprometidos. Debido a las características intrínsecas del capitalismo en el sector editorial, tanto las editoriales transnacionales como las independientes, deben apropiarse de la publicación de una obra en una lengua, para un territorio de distribución y por un tiempo determinado. Y deben hacerlo, porque la competencia no puede tener el mismo producto, el mismo libro del mismo autor,  ya que esto atenta contra la lógica de publicación. ¿Cómo se logra que una editorial y un autor acuerden funcionar bajo esta lógica? En el contrato de edición, esta lógica de funcionamiento editorial se pacta con el concepto de exclusividad, es decir, tal libro será publicado por una editorial, y no por otra, por 5 años, para España y Latinoamérica, en español, en formato libro y libro digital, por ejemplo. Así, la exclusividad cuida los intereses de los editores, pero no de los autores, quienes acuerdan libremente con la editorial, porque desean ver su obra publicada.

La situación del libro en Bolivia no funciona bajo esta lógica. Por un parte, es posible suponer que esos libros no pagan derechos de autor. Por otra parte, la oferta editorial trasgrede acuerdos legales de la explotación económica de una obra. Lo que afecta, por supuesto, el negocio de las editoriales que ostentan las cesiones de derechos. Desde un punto de vista legal, es repudiable. Desde mi punto de vista, la situación boliviana es la evidencia de las grietas del modelo editorial en el capitalismo. La piratería no es simplemente un negocio ilegal, bajo ella subyace una desobediencia civil de la persona que está dispuesta a pagar por la edición pirata, acto que intenta compatibilizar el capital personal con el acceso al libro. Además, la piratería atenta contra la médula del negocio editorial capitalista al romper mediante la acción directa los contratos de edición existentes, contratos que impiden, mediante el concepto de exclusividad, experiencias nacionales, alternativas, de producción editorial, las que se adaptan a la precarización latinoamericana y que son una real alternativa a la deuda comercial, al abandono del hábito lector por las brechas monetarias.

Volviendo a la sensación de apunamiento en la búsqueda de la poesía boliviana, esta piratería editorial se apreciaba en casi todos los puntos de libros que visité. En Potosí, en la calle Hoyos encontré una librería y fue la única en todo el centro histórico. En Sucre, la calle Junín albergaba cinco librerías, en una de las cuales compré la antología de poesía boliviana editada por LOM. Una excepción a la regla de la venta de piratería fue Tarija, donde existía una disquería-librería en calle Sucre, donde pude comprar una antología de poetas de la ciudad: Voces al aire: Poetas de Tarija (2Tipos, 2014) y Adrián, de Eduardo Farfán Mealla (Ediciones Marina Sangabriel, 1999), lo que sería una antesala para descubrir la edición nacional. La búsqueda finaliza en La Paz, ciudad que muestra la misma dualidad: edición pirata y edición nacional.

TAPA LA guerra del papel

La guerra del papel, de Oswaldo Calatayud

Es posible acceder a los libros piratas en la avenida Ismael Montes, y  la edición nacional la pude observar en la librería Gisbert, en la que compré Cosechar tempestades (Poesía reunida), de Julio Barriga; Poesía completa, de Julio de la Vega; Primaveras impuntuales, de Mauro Bertero Gutiérrez; Corazón ardiente y Tleriberta: Sinceramente tuyo, de Jorge Campero. También pude visitar la librería Paulinas, en la que adquirí Bodas de orégano, de Jorge Campero y Cambio climático: Panorama de la joven poesía boliviana. Por supuesto, hubiese comprado más, y había mucho más.

De la dualidad observada –la edición pirata y edición nacional– surgen muchas preguntas sin responder. ¿Quiénes son los dueños de la inversión de todos esos libros piratas? ¿Dónde se imprimen? ¿Puede deberse la piratería a las restricciones del gobierno a las empresas multinacionales, por una parte, y/o a un boicot silencioso en contra de Bolivia por parte de las editoriales globales, por otro? Indagar en las respuestas sería muy importante en la discusión con respecto a la hegemonía cultural, la construcción de una cultura global centrada en el capitalismo como única forma de organización y las posibilidades de resistencia a la globalización, tanto desde la iniciativa de los grupos sociales interesados en la lectura y la literatura, como de parte del gobierno del Estado Plurinacional.

Bolivia tiene una edición nacional incipiente en cantidad, si la comparamos con lo que sucede en Chile. Las editoriales más frecuentes e importantes serían Plural Editores, la que publica los premios del concurso literario Premio Nacional Yolanda Bedregal y la que ha editado gran parte de la poesía boliviana contemporánea; Editorial 3600, que posee uno de los libros-objeto más atrayentes que he visto, La guerra del papel, de Oswaldo Calatayud Criales; Editorial El Cuervo y Editorial Gente Común. Todas estas editoriales exhiben un nivel de profesionalismo destacadísimo, aspecto que se advierte en la calidad de los libros que han publicado.

Para terminar, la fascinación que produce Bolivia no solo se limita a su situación social respecto de lo indígena, ni a los múltiples atractivos turísticos, sino que también el embrujo por el encuentro con el libro, con su situación particular a lo largo del país, además del encuentro de otra literatura, específicamente la poesía, la que alberga a poetas como Jaime Saenz, Roberto Echazú, Jesús Urzagasti, Julio Barriga, Jorge Campero, Yolanda Bedregal, Matilde Casazola, entre muchos más. Esperemos que con el tiempo el tránsito de la literatura boliviana a Chile sea una realidad y que quede en el pasado el desconocimiento de una tradición tan significativa como cualquier otra, y que el anhelo por el encuentro no solo sea posible a través de un viaje de vacaciones.

Notas

(1) Una excepción a la generalidad es el trabajo de Gladys Mendía con su revista Los Poetas del Cinco y la alianza lograda con Editorial Paracaídas (de Perú), alianza que produce bellas antologías de poesía contemporánea de Colombia, Ecuador, Uruguay, por ejemplo. Libros que se venden en el mercado chileno.

(2) Prefiero, por el momento, hablar de edición nacional, pues no conozco tan a fondo los proyectos editoriales para hablar de la escena boliviana como independiente. Y suponerlo, sería un error naif.

__________________________

Eduardo Farías Ascencio (Santiago, 1985) es Licenciado en Letras Hispánicas PUC y Magíster en Edición por la Universidad Diego Portales/Pompeu Fabra. Ha publicado poemas y críticas en diversos medios. Se ha desempeñado también como editor en la Revista Grifo. Actualmente es director editorial de Gramaje Ediciones.

CC licencia

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Escribir en la ciudad: análisis editorial de “Me Urbe, brevísima antología arbitraria Chile-Venezuela”

por Eduardo Farías A.*

Generalmente se entiende por crítica literaria un texto que entrega entradas de lecturas de un libro, que desarrolla evaluaciones estéticas y apreciaciones desde la crítica cultural y la teoría literaria. Una crítica literaria desentraña un corpus literario, que sería la lógica de la crítica de un poemario, de un cuento, de una novela, etcétera. Me parece que realizar una crítica literaria de una antología, desde esa perspectiva conceptual, no es viable. Si se escribe crítica literaria de una antología, necesariamente se atiende a una generalidad que conocemos como antología. De tal manera, en este caso prefiero escribir un análisis editorial sobre Me Urbe, brevísima antología arbitraria Chile-Venezuela. Es decir, analizaré ―junto con evaluar de manera crítica― la construcción editorial y literaria de esta antología, desde la selección y su enfoque hasta la construcción como libro.

Esta antología publicada en Lima por Paracaídas Editores enfrenta a poetas contemporáneos de origen chileno y venezolano. Como lectores, este gesto lo podemos pensar como una disputa implícita, si nos preguntamos válidamente: ¿en qué país se encuentra una poesía más sólida, de más peso poético? Sin embargo, leer esta antología desde ese lugar es una pérdida de tiempo, pues tanto en Venezuela como en Chile podemos encontrar excelentes y/o pésimos poemas, y una antología no puede pretender esbozar una respuesta a aquella pregunta. Desde mi perspectiva, esta antología expone, en primer lugar, poéticas contemporáneas de ambos países elegidas según una temática, tal como se plantea en la nota preliminar: “Esta antología […] expone una visión de los cantos que surgen a partir del habitante de una ciudad cualquiera, puede ser Santiago, Coro, Caracas”. La ciudad es el tema que se busca en la poesía contemporánea de cada país, como da cuenta Marcel Kemadjou en el prólogo del libro. Así, los poetas se eligieron, para esta antología, según la experiencia de la ciudad que construyen por medio de la palabra.

De tal manera, los compiladores no buscan exponer, en primer lugar, la calidad poética que se puede encontrar en la poesía contemporánea de cada país. Aunque por ser lectores de poesía sí lo hacen, de forma más o menos implícita. A mi juicio, la calidad poética debe ser la base para construir una antología poética, que no es más que un libro que reúne poemas, ese objeto artístico-lingüístico elaborado por el poeta.

Además, como consecuencia de este ‘enfrentamiento’ entre escrituras poéticas de dos países, esta antología evidencia qué tan cercanas o distantes se encuentran entre sí, tanto en sus temáticas, como en la construcción de los poemas, etc.

Otro aspecto importante es que no estamos frente a cualquier antología. Esta antología da cuenta de su lugar, de su naturaleza, es una brevísima antología arbitraria. Las 136 páginas de este libro nos permiten advertir qué tan brevísima es. Y cumple, en parte, con la representatividad poética de cada país.

Por el contrario, la arbitrariedad de esta antología, a mi parecer, constituye un problema en la compilación que se puede realizar del espectro poético de Chile y Venezuela. Toda antología es arbitraria, subjetiva. Sin embargo, el compilador busca y elige poemas desde el reconocimiento de la calidad literaria que, a su juicio, puede existir en ellos. Y, como consecuencia de la arbitrariedad, no se elige, no se compila necesariamente desde ese parámetro. Asumo que un lector de poesía especializado puede darse cuenta cuando un poema no está tan trabajado, cuando posee ripios, o al contrario. Esa perspectiva no es, en un 100%, la utilizada por los compiladores. Respeto la opción elegida, pues es honesta en su cometido, y aún así leen y eligen de manera consciente el corpus poético de acuerdo a su lectura personal.

Como dije, la selección de los autores y los poemas se ve afectada por la arbitrariedad. Y la compilación, obviamente, afecta la construcción total de la poética del libro, es decir, el tema de la ciudad.

La selección de la poesía chilena hecha por Gladys Mendía demuestra una construcción conciente de la escena poética contemporánea en Chile, pero en su arbitrariedad incorpora registros poéticos que están fuera del tema propuesto por la antología. Por ejemplo, es el caso de los poemas de Galo Ghigliotto y Nelson Zúñiga. Los poemas antologados de Galo no se relacionan directamente con la temática, sin embargo, la intertextualidad con Bonnie y Clyde y la construcción poética enriquecen la compilación de Gladys. Lo mismo sucede con los poemas de Nelson Zúñiga; la construcción poética de la muerte no se relaciona con el tema de la ciudad, pero la utilización métrica del soneto, la muerte y la voz construida en ellos, constituyen poemas que también enriquecen al libro.

En su compilación, Gladys Mendía logra una mirada amplia, a nivel de escrituras, dentro de lo que conocemos como poesía contemporánea en Chile. La inclusión de Anita Montrosis es producto, junto con la calidad de los poemas de un hablante lírico muy particular, de esta visión amplia. La inclusión de poetas contemporáneos como Galo Ghigliotto, Enrique Winter, Raúl Hernández, Gustavo Barrera Calderón, Gladys González, Christian Aedo, Nelson Zúñiga, Marcelo Arce y Cristóbal Gómez da cuenta de la mirada que tiene Gladys Mendía de nuestra poesía. Gladys demuestra ser una lectora sagaz y madura de nuestra poesía al dar cuenta de su diversidad. Más aún, en su compilación exhibe momentos poéticos importantes en nuestra tradición poética reciente: en Gladys González está representada la novísima, la que también se encuentra, en cierta medida, con la inclusión de Marcelo Arce Garín, ya que su poemario Exhumada fue publicado por Mantra Editorial, que pertenece a Héctor Hernández Montecinos. La inclusión de la novísima como inicio histórico de la antología se contrapone, por ejemplo, al uso del soneto mortal de Nelson Zúñiga. La ausencia de los poetas de los 90 se nota, pero resuena como eco en los poemas de Nelson Zúñiga y de Enrique Winter. Junto a estos dos autores, la compiladora muestra la diversidad que existe en la poesía post-novísima al incorporar en su corpus poético a Raúl Hernández, Gustavo Barrera Calderón y Christian Aedo. Gladys Mendía es, sin duda, una lectora de poesía chilena con una vasta experiencia, y una lectora que también es conciente del trabajo que implica la construcción de un poema, pues también ella es poeta.

Por una parte agradezco, como lector de poesía chilena, haber encontrado los tres poemas de Felipe Moncada incluidos en la antología. Y, por otra, entiendo la elección de los poemas de Cristián Berríos, pues en ellos se aprecia una mirada sobre la ciudad, la calle San Diego y el teatro Caupolicán -es decir, el tema existe en sus poemas- pero, desde mi punto de vista, no justifica la inclusión de estos textos, pues su calidad poética no está a la altura de las de los demás antologados. No afirmo que Cristián Berríos sea un mal poeta, es obvio que a partir de tres poemas no se pueda plantear aquello, afirmo que estos tres poemas no poseen la misma calidad que el resto, y, por ende, me hubiese gustado haber leído otros.

En la compilación de Ennio Tucci se nota mucho más la arbitrariedad que en la compilación de Gladys Mendía. Ennio Tucci elige, creo, de manera más caprichosa. Su compilación está centrada en el grupo Musaraña, del cual él mismo forma parte. Su mirada como compilador es política, ya que utiliza su labor de compilador como una forma de posicionar a su grupo en el campo cultural. No creo que el grupo Musaraña y Ediciones Madriguera sea lo único interesante en la poesía venezolana actual. Algunos autores que componen este grupo y que aparecen en la antología son Ennio Tucci, Marina Lugo, Jenifeer Gugliotta, Dilmer Duno y Mariana Chirino. Comprendo que la antología sea arbitraria, pero en la compilación venezolana se utiliza esto de forma algo más antojadiza, donde lo que importa no es precisamente la calidad del poema. Pese a lo anterior, agradezco haber conocido una pequeña parte de la poesía de Anthony Alvarado, la particularidad poética de la Prosa jíbara de Antonio Robles, la construcción poética desde una voz femenina de Jenifeer Gugliotta, la diversidad poética de Mariana Chirino ―su Poema cursi es un texto interesante que tiene que ser pulido― y, sin duda, la poética de Norys Odalía Saavedra en sus tres poemas. Y de Ennio Tucci, de Dilmer Duno, de Marino Lugo (todos del grupo Musaraña), de Gabriel Figueredo y de Jhomar Loiza hubiese preferido haber leído otros poemas. La calidad poética de sus textos difiere mucho de la del resto. Estas son, a grandes rasgos, las principales características de Me Urbe.

Para terminar, me parece necesario felicitar a Paracaídas Editores por el trabajo de edición presente con este libro. Primero, que se difunda poesía chilena y venezolana desde Lima me parece una iniciativa más que notable. En segundo lugar, salvo por ciertos errores ortotipográficos y la ausencia del origen de cada poema (si es inédito o si está publicado), la edición propuesta por Paracaídas Editores da cuenta de una seriedad editorial. Como libro, esta brevísima antología arbitraria posee una doble naturaleza. Fluctúa dando cuenta, por una parte, del gesto cartonero en el sector editorial latinoamericano con la utilización de un cartón específico y, por otra, de la edición de lujo con la utilización de papel marfil de 83 gramos. Esta dualidad, junto a una diagramación armoniosa y un diseño de cubierta y contracubierta actual, dan cuenta de la seriedad de Paracaídas Editores.

Gladys Mendía, Ennio Tucci, compiladores

Me Urbe, brevísima antología arbitraria Chile-Venezuela

Paracaídas /Los poetas del cinco, 2011

* Eduardo Farías Ascencio es Licenciado en Letras Hispánicas PUC y candidato al grado de Magíster en Edición por la Universidad Diego Portales/Pompeu Fabra. Ha publicado poemas y críticas en diversos medios. Se ha desempeñado también como editor en la Revista Grifo.

Licencia Creative Commons
Escribir en la ciudad: análisis editorial de “Me urbe, brevísima antología arbitraria Chile-Venezuela” por Eduardo Farías Ascencio se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Basada en una obra en poesiaycritica.wordpress.com.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,