Archivo de la categoría: Artículos

Contra la corrección política

por Christian Álvarez

pendulum-828641_1280La corrección política amenaza nuestra civilización. La libertad de expresión y el anhelo de investigar libremente cualquier fenómeno de la realidad, antes venerados como motores del progreso, hoy son perseguidos, y por los mismos que más dicen portar tales banderas. Esta inconsecuencia se basa en la ignorancia de poner los sentimientos por sobre los hechos, las ideologías por sobre la realidad, que amenazan con llevarnos a una nueva Edad Oscura, o a algo muy parecido a los crueles totalitarismos del siglo XX… O algo así es lo que quieren que pensemos.

La idea central del párrafo anterior se repite con frecuencia en los últimos años como una especie de diagnóstico alarmante de la realidad social. Si bien el fenómeno se da con mayor fuerza en los EEUU, respondiendo a sus particularidades sociales, la influencia incontestable del país del norte en el resto del mundo ha hecho que sus conceptos permeen e influencien las discusiones políticas en otras regiones. En este escrito argumentaré que tal alarma es un falso problema, que, en el mejor de los casos, exagera problemas locales -en un sentido cultural y geográfico- que se explican mejor por otras causas, y en el peor, que se trata de una fachada ideológica bastante más incoherente que la supuestamente denunciada.

Partamos por lo básico: ¿Qué se quiere decir con el término “corrección política”? Oficialmente se referirá a un consenso impuesto por la fuerza, a una censura no asumida que persigue la disidencia bajo el manto de un lenguaje engañosamente neutral. Ejemplos se podrían dar de sobra respecto a discusiones en que se acusa una “corrección política” como una carencia argumentativa de una de las partes, como las que implican hablar de raza o género, y la sola mención de estos temas ya da cierta idea de las intenciones de las partes involucradas. Pero, de momento, dejemos de lado los casos específicos para analizar lo más detenidamente posible el concepto. Decíamos que la corrección política alude a un falso consenso, pero no solo eso, sino que implica que la idea misma que se quiere mostrar como consensuada es falsa. Puede parecer que se trata de lo mismo, pero es un alcance mucho más profundo, y donde radica la complejidad de esta discusión. Si digo que, por ejemplo, “el calentamiento global actual ha sido causado por la acción humana” es una frase “políticamente correcta”, estoy diciendo que de “correcto” tiene solo su carácter político, es decir, relacionado a ejercicios de poder y representación social. La crítica a la  corrección política enfatiza que ha sido por maniobras políticas, y no por sí misma, que esta idea ha sido impuesta como consenso debilitando el valor de verdad de la proposición atacada.

Lo anterior, por supuesto, es una falacia. No porque una idea haya sido impuesta por la pura aceptación de la mayoría va a ser verdadera…  pero tampoco falsa. Por ejemplo, en los procesos de colonización, sociedades completas fueron obligadas a adquirir el conocimiento científico occidental, sin que por esto fuese falso. Los mapuches aprendieron en las escuelas públicas por la anexión forzosa al estado chileno, y no por una persuasión argumental, hechos verídicos como que la capital de Argentina es Buenos Aires o que el átomo de hidrógeno cuenta con un protón en su núcleo. O en un caso más contingente, si bien las políticas de salud pública pueden estar sujetas al ejercicio democrático, decidiéndose por mayorías parlamentarias, no por eso deja de ser una decisión justificada, epistémica y moralmente, obligar a la vacunación de los niños, por más oposición que esto pueda causar en algunos padres. Es decir, lo “político” no es, en ningún caso, necesariamente un perjuicio para lo que es “correcto”.

Ahora bien, este argumento podría ser aceptado por un sostenedor del argumento que esbozo en el primer párrafo, y aun así mantener su idea central, del tipo “no niego que una presión social pueda ir de la mano con hechos verídicos, sino que hay presiones específicas que carecen de tal veracidad, las que se ocultan con activismo e ideología”. Bien, es una afirmación plausible y genuinamente preocupante. Sin embargo, se yerra el foco. Si bien no es el objetivo de este escrito analizar casos puntuales en que se alega corrección política, conviene mencionar brevemente algunos. En el campo de la genética conductual, hay autores que denuncian (1) un hostigamiento ideológicamente interesado para perseguir a investigadores que honestamente buscan la verdad, solo porque revelan hechos incómodos para ciertas sensibilidades políticas. En este caso específico, que los negros, como población (en EEUU) tienen un CI inferior al de los blancos, lo que en parte se debería a razones genéticas, volviendo inútiles las inversiones públicas en educación, como es la hipótesis sostenida por el sociólogo Charles Murray. El problema es que no es simplemente un afán ideológico el que se opone a esta afirmación, sino uno metodológico y científico, que se limita a exponer la carencia de datos para afirmar estos hechos, y el innegable alcance moral que tiene una investigación que, como hipótesis, plantee una segregación social. En su respuesta al artículo enlazado anteriormente, Eric Turkheimer (2) expone la historia de este campo de investigación, que carga con fraudes, como los datos tergiversados de Richard Lynn sobre el CI de distintos países, y malas lecturas de estudios que concluyen resultados adversos a los que luego divulgarán los comentaristas ajenos a la propia investigación genética, como detalla en otra columna Katryn Paige Harden (3). Tenemos, entonces, que si las hipótesis de Murray no son aceptadas, no es simplemente porque choquen contra un ideario político, sino porque carecen del peso científico suficiente, que precisamente se hace necesario cuando, explícitamente, se anuncia que destruirá posiciones políticas. Junto con lo anterior, un factor crucial: las posiciones políticas, en tanto conjuntos de proposiciones y juicios morales, no se determinan por los hechos, por más que éstos, ordenados en teorías científicas, puedan informarlas mejor.  Por ejemplo, la proposición “los humanos son iguales” no se desbarata por el hecho irrefutable de que hay personas con mejor vista que otras; simplemente se le recetan anteojos al que tenga problemas para ver, procurando la mayor igualdad de condiciones posible, en vez de dejarlo morir devorado por fieras, como ocurriría en una hipotética sociedad en que, celebrando la desigualdad extrema, se castiguen las posiciones desfavorables. Quiero decir con esto que, incluso si fuesen correctas las interpretaciones tipo Murray, a lo más se alterarían los medios con los que se buscaría un fin político -como la igualdad- y no el fin en sí mismo. La existencia de una desigualdad genético-racial natural no implicaría que esta fuese irreversible, e incluso de serlo, no se implicaría que no se pudiera afrontar con medidas específicas análogas a los lentes, cirugías oculares o perros lazarillos.

De lo anterior se puede obtener la siguiente máxima: “no acuses de corrección política el rechazo de tus argumentos que se puede explicar por su debilidad o inconsistencia”. Revisemos si ante el cuestionamiento de la homofobia hay realmente un consenso falso impuesto a la fuerza o, más bien, una debilidad en las posiciones que tratan la no-heterosexualidad como dañina o patológica. Un ejemplo, en una entrevista reciente a Hernán Büchi (4), el exministro de Pinochet afirma que “se ha generado una corriente de lo que es políticamente correcto, con la cual yo no coincido en distintos frentes y uno parece como un extraño dando una opinión distinta a lo que es políticamente correcto”, para luego ejemplificar dicha posición con la lectura de un libro que niega los alcances del calentamiento global publicado por el Cato Institute, think tank de manifiestos intereses ideológicos y partidistas antes que académicos e investigativos. Esto lleva al reverso de la máxima ya aprendida: no por cuestionar una “corrección política” vas a decir algo sensato, bien puede ser una aberración en términos científicos.

En este estado de cosas, todavía sería sostenible la posición inicial, de la que cada cierto tiempo hay casos cubiertos por los medios (5). En el caso, enlazado aquí al Huffington Post, un profesor de biología evolutiva del Evergreen College es perseguido, mediante funas y tomas, por haberse negado a retirarse de una jornada planificada “sin blancos” por considerarla racista. La respuesta de parte del alumnado fue tratarlo de racista a él, y considerar esto como razón suficiente para su expulsión, aun cuando los contenidos que enseña no tienen que ver con el problema, y cuando él mismo se declara abiertamente “liberal” y antirracista. Este caso es paradigmático de lo que, probablemente, tienen en mente los denunciantes de la corrección política. Sin embargo, hay que notar que solo una parte de los hechos se enmarcan en esta etiqueta, varios ya demostrados como algo muy distinto a lo que quieren implicar con corrección política. Ahora bien, más allá del antecedente ideológico que motiva a estos estudiantes y que los hace actuar de forma emocional y sectaria más que racional, debemos preguntarnos por las condiciones que posibilitan este tipo de movilizaciones. Sesgos políticos ha habido siempre, y operan en todas direcciones. Recordemos el caso de Horacio Croxatto, Premio Nacional de Ciencias y eminencia mundial en medicina reproductiva, expulsado de la UC simplemente por apoyar la distribución de la píldora del día después (6). En lugar de sus innegables capacidades, primó una posición ideológica de las autoridades universitarias. ¿Podemos decir que se actuó conforme a la “corrección política”? Podríamos sumar los casos de estudiantes de ramas de las fuerzas armadas expulsados por su orientación sexual (7). ¿Cuál es la diferencia? Se me ocurre que el origen de la presión, que sea de abajo hacia arriba -como en el Evergreen College- en vez de arriba a abajo -como en la UC y las fuerzas armadas. Ya mencionamos la falacia de considerar la validez de una idea según la cantidad de sus portadores, ¿por qué acá vuelve a ser relevante? Me temo que por un factor más profundo, que es la configuración moral conservadora, que prioriza la lealtad grupal y el respeto a la autoridad, relación propuesta en investigaciones sobre psicología moral (Haidt & Graham 2007).

En igualdad de condiciones, distintas ideas se aceptarán o rechazarán según mantengan o alteren el orden vigente de las instituciones, las que funcionan como garantías de autoridad. Sin embargo, incluso si hacemos el ejercicio de aceptar esta premisa del valor intrínseco de la permanencia de las instituciones, ¿es su decadencia explicable solo por un complot ideológico? No tan rápido. Pensemos en el caso del Evergreen College y comparémoslo con un caso hipotético en la UC o en las fuerzas armadas. Imaginemos que existe una masa de alumnos que rechaza a un instructor por su posición política, aunque esta no tenga relación con su área de experticia -digamos, un misógino enseñando matemáticas. ¿Bajo qué condiciones sería aceptada la queja estudiantil? Bajo las condiciones de mercado, en donde el estudiante, convertido en usuario y consumidor, alega una disconformidad ante una transacción de la que participa en supuesta igualdad de condiciones que el ofertante. El viejo dicho “el cliente siempre tiene la razón”. Bajo el criterio de autoridad, ya sea adquirida por conocimientos o derecho divino, la opinión del estudiante es irrelevante en tanto su condición lo define como un individuo de racionalidad incompleta, y cuya formación está en manos, precisamente, de la institución a la que pertenece. El cliente, en tanto homo oeconomicus, tiene una racionalidad completa pero, sobre todo, dentro del ámbito individual y subjetivo. Basta la simple disconformidad con el producto para exigir el cambio. Entonces, ante el caso del Evergreen College, digo que sí, que es preocupante, que es penoso, que esos estudiantes están actuando como niños malcriados incapaces de afrontar la realidad de que sus opiniones no son universales. Pero la culpa no es de ellos por tener esas opiniones, sino de una lógica institucional que convirtió a la universidad en algo no muy diferente de un centro comercial, donde el precio es justamente la medida de una opinión.

En este sentido, podemos aceptar que esta única forma en la que es aceptable la existencia de una corrección política en los términos del primer párrafo, existe sin embargo por una mercantilización que deforma las funciones de estudiante -o la que sea- hacia la de consumidor. Una idea que, curiosamente, sería rechazada a priori por vastos sectores ideológicos, lo que nos lleva a otra consecuencia. El caso del Evergreen College, que asumo no es aislado, tiene su paralelo en otras universidades e instituciones que responden a ideologías diferentes. De esta forma, será “políticamente incorrecto” decir en el Cato Institute que el estado puede tener un rol positivo en el desarrollo económico. Será igual de políticamente incorrecto decir en la sede del club Universidad de Chile que Colo-Colo no solo es el más ganador sino además el más popular, o será políticamente incorrecto hablar en un foro de internet de ateos sobre los aportes de la Iglesia Católica a los conocimientos que hoy llamamos ciencias. La única diferencia será el origen de la presión política, si es de abajo hacia arriba o viceversa, y, si la primera es vista como un problema y la segunda no, entonces el tema ya no es la “corrección política” sino el retroceso social del conservadurismo.

Que no se mal entienda. Un conservador tiene todo el derecho del mundo a defender su posición ideológica. De momento, me importa que se haga con herramientas justas y no con la manipulación y la mentira. Esta manipulación no es nueva, y ha sido analizada en temas como el aborto y la recaudación fiscal. Nos cuenta Steven Poole en su libro Unspeak que conceptos como “pro vida” o “carga tributaria” llevan en sí mismos una posición ideológica, poniendo al adversario en una desventaja a priori, pues queda como “enemigo de la vida” o “promotor de cargas”. Y la vida es buena y las cargas son malas. Se confunden así posiciones que parecen mucho más razonables al ser expuestas como “no juzgar como asesina a la mujer que, por situaciones extremas, aborta” o “contribución social al sistema público”. En el caso de la corrección política, me parece evidente que responde a una señal identitaria que busca agrupar a los opositores de las ideas que  persiguen transformar algún orden social vigente en favor de lo que Norberto Bobbio tomaría como característica de las izquierdas históricas, esto es, el aumento de los derechos orientado a una igualdad social. Por lo tanto, que no le engañen, la corrección política, siendo generosos, es un problema de instituciones cuya lógica propia fue suplantada por la del consumo, situación más grave en las sociedades que toman el consumo como variable principal del bienestar. Siendo sanamente desconfiados, es una estrategia para deslegitimar la corrección de proposiciones sobre la realidad como si fuesen simples arreglines de poder*, los que, de existir, no tienen por qué alterar la veracidad de los hechos a los que se refieren**.  Mantengamos el necesario ejercicio de evaluar los argumentos según su coherencia y fundamento, y no solo según los intereses de quienes los sostengan, ni mucho menos buscando algún mérito especial por aparecer como un imaginado creador de nuevos valores, señuelo psicológico nada despreciable en tiempos en que la distinción aparece como valor absoluto. Porque también sería muy “rebelde” afirmar que el átomo de hidrógeno tiene dos protones o que la capital de Argentina es Chimbarongo, al contrario de lo que sostiene la “corrección política”.

Notas

(1) http://quillette.com/2017/06/02/getting-voxed-charles-murray-ideology-science-iq/

(2) http://www.geneticshumanagency.org/gha/origin-of-race-differences-in-intelligence-is-not-a-scientific-question/

(3) http://www.geneticshumanagency.org/ff/the-science-and-ethics-of-group-differences-in-intelligence-part-1/

(4) http://www.capital.cl/poder/2016/04/28/125497/el-retiro-de-buchi-me-siento-incomodo-en-este-pais

(5) https://www.huffingtonpost.com/entry/the-evergreen-state-college-implosion-are-there-lessons_us_5959507ee4b0f078efd98b0e

(6) http://www.eldesconcierto.cl/2016/08/29/horacio-croxatto-el-premio-nacional-de-ciencias-que-la-puc-expulso-por-defender-el-derecho-a-la-anticoncepcion/

(7) https://www.google.com/search?client=opera&q=expulsado+fuerzas+armadas+homosexual&sourceid=opera&ie=UTF-8&oe=UTF-8

* Queda como tarea pendiente analizar cómo la propia izquierda contribuyó a crear la noción de que no hay realidad más allá de los juegos del poder.

** De momento, he utilizado intencionalmente como equivalentes los conceptos: “hechos”, “proposiciones sobre hechos”, “proposiciones verídicas” o “proposiciones coherentes”. Los matices epistemológicos entre cada una, así como sus interpretaciones, dan para escribir media filosofía contemporánea. Compréndase esta extrema simplificación en favor del argumento central, el que, de todas formas, me parece que no cambia aun si cada término se lee desde una posición epistemológica diferente, al menos las capaces de dialogar entre sí.

Referencias

Haidt, J., & Graham, J. (2007). “When morality opposes justice: Conservatives have moral intuitions that liberals may not recognize”. Social Justice Research 20 (98-116).

__________________________ 

Christian Álvarez Rojas (1985). Licenciado en Estética UC, Magíster (c) en Teoría e Historia del Arte U. de Chile y Magíster en Estéticas Americanas UC. Ha trabajado en gestión cultural y creación artística junto al Colectivo MICH entre 2010 y 2014. Músico, compositor en Quasar J-01 desde el 2006 hasta el presente. Ha investigado sobre las influencias estéticas del clasismo y el racismo en Chile, además de participar como curador en trabajos independientes. Actualmente cursa el Doctorado en Estudios Americanos en la U. de Santiago.

CC licencia

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Schwenke y Nilo, o la resistencia cultural del sur

por Gonzalo Schwenke

GRUPO SCHWENKE Y NILO ......RAUL BRAVO   EL MERCURIO....27/10/99Tras la muerte de Nelson Schwenke el 22 de junio de 2012, se han suscitado múltiples homenajes en Valdivia, Quillota y Santiago. En todos ellos, es inevitable rememorar los inicios de Schwenke y Nilo, desde 1979, en Valdivia.

Durante los ochentas, Nelson Schwenke entra a estudiar Antropología y Marcelo Nilo, pedagogía en Educación Musical en la Universidad Austral de Chile. En el trajín de la generación quebrada por el golpe militar, se integra Clemente Riedemann, quien sale de la tortura a manos de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA) e ingresa a la Universidad a estudiar Antropología. Estos hechos no son fortuitos, están situados en contexto con la dictadura y la imperiosa necesidad de la juventud por superar el toque de queda y ejercer la libertad de expresión.

Es en el sur de Chile donde emerge Schwenke & Nilo, pero no fue un grupo aislado sino que el contexto generacional posibilita la aparición del dúo. La existencia de colectivos artísticos que dialogaban críticamente, la vinculación de una u otra manera en un territorio geográfico acotado (X Región de los Lagos y actual XIV Región de Los Ríos), el compañerismo y la solidaridad en estos años de emergencia son algunas características propias de la escena y que se vinculan con lo realizado en años anteriores. En 1964 aparece el Grupo Trilce, durante los ochenta destacan los artistas visuales del Grupo 7, los talleres literarios Aumen, Matra, el Taller Murciélago, Chaicura e Índice, solo por nombrar a algunos. Es importante destacar que esta generación congregada con el objetivo de construir resistencia frente a los horrores de la dictadura, convergió en Valdivia desde varios lugares del país y muchos de ellos continúan realizando labores creativas y de estudios, ya sea en literatura, artes visuales, edición, música o los DD.HH.

20206296_10211444189275007_411522198_n

Afiche de Roberto Arroyo para un recital de 1986

Si bien en Santiago se habla de apagón cultural y del emblemático Café del Cerro, durante aquella época en Valdivia las manifestaciones artísticas eran escasas y coartadas por las autoridades ligadas a la dictadura: los conciertos eran boicoteados por avisos de bomba, hubo exposiciones de artistas visuales que se realizaron en el sótano de la Municipalidad, y el Rector designado destituía académicos y estudiantes que participaban de eventos culturales dentro de la UACh.

Hoy en día sucede algo muy similar. La dictadura neoliberal invisibiliza expresiones culturales, y aquellas que absorbe pertenecen a construcciones que están dentro del perfil de mediatización de la cultura televisiva, como la cultura entretenida que se basa en el contenido reduccionista y produciendo la cultura del desecho, promoviendo un discurso crítico nulo y vacío.

Antes de irse a Santiago, Schwenke & Nilo graban el cassette Elegía por la muerte del chancho (1980), concierto realizado en el ofertorio de la Iglesia Católica de calle Picarte, Valdivia. El respaldo de dicha institución se puede apreciar en fotografías y comentarios realizados por Marcelo Nilo en el documental El sentido de la vida, rescatando del olvido nombres que los acompañan en conciertos, como Gladys Briceño en chelo, Iván Briceño en teclados, Raimundo Garrido en percusión, Jorge Vio en sonido, Claudio Miranda en viola, Roberto ‘galo’ Arroyo en violín y Clemente Riedemann en las letras, junto a los poetas Sergio Mansilla y Jermaín Flores. También aparecen nombres como Jaime Vivanco, Jaime ‘Chino’ Vásquez, saxofonista y flautista, estos últimos vinculados al Grupo Fulano.

Clemente Riedemann señala en el libro El viaje de Schwenke & Nilo: “Entre enero y abril de 1980, trabajamos diría, presionados solo por nuestro propio entusiasmo. Produjimos alrededor de una quincena de canciones de las cuales Nelson y Marcelo seleccionaron doce. El concierto Elegía por la muerte del chancho lo presentamos a fines de abril en un escenario improvisado sobre mesas en el ofertorio de una Iglesia Católica ubicada en calle Picarte. La dirección de asuntos estudiantiles de la UACh nos había quitado, en la víspera, la autorización para celebrar el recital en el interior del campus. El censor político de turno dijo que las canciones eran ‘muy tristes’” (14).

En Santiago, Schwenke y Nilo participan del segundo Festival de la Agrupación Cultural Universitaria (ACU), en el Teatro Caupolicán a fines de 1979. La grata recepción por parte del público del tema “El Viaje” los incita a continuar trabajando con mayor ahínco. En 1983, obtienen el premio Alerce con el tema “Lluvias del sur”. El sello discográfico Alerce, que trabaja con todos los artistas del Canto Nuevo, permite la grabación y distribución de siete discos entre 1983 y 2004 (1), además del DVD recopilatorio Schwenke & Nilo, 30 años, registros de un viaje.

Con nueve discos y varias colaboraciones con el Canto Nuevo y la Trova Nacional, Nelson Schwenke y Marcelo Nilo son sin duda uno de los referentes musicales más importantes del sur de Chile. A través de sus letras, representan no sólo la historia valdiviana de la segunda mitad del siglo XX, sino además el cotidiano vivir de las comunidades sureñas, ligadas a la conversación y al encuentro en torno al calor de la estufa, en permanente convivencia con el mate y las sopaipillas en las casas, dando cuenta de territorios económicamente explotados y fetichizados por quienes invaden durante las vacaciones dichas estancias.

Pese al deceso de Nelson, Schwenke & Nilo se mantiene vigente en los escenarios del país, al margen de los registros televisivos y protegidos con la ternura de los amigos. Continúan tocando en centros culturales y espacios comunitarios como lo han hecho desde siempre.

Notas

(1) Schwenke & Nilo Volumen 1 (Alerce, 1983); Schwenke & Nilo Volumen 2 (Alerce, 1986); Schwenke & Nilo Volumen 3 (Alerce, 1988); Schwenke & Nilo Volumen 4 (Alerce, 1990); Schwenke & Nilo Volumen 5 (Alerce, 1993); Schwenke & Nilo Volumen 6 (Alerce. 1997), 20 años. Crónicas de un viaje (Alerce, 2000). Por último, el disco Schwenke & Nilo Volumen 8 (Fondart, 2004).

Referencias

Riedemann, Clemente. El viaje de Schwenke & Nilo. Santiago: Tamarcos, 1989.

__________________________

Gonzalo Schwenke (1989). Es Profesor de Lenguaje y Comunicación por la Universidad Austral de Chile. Diplomado en Periodismo Cultural, Crítica y Edición de Libros (U. de Chile 2016). Actualmente cursa el Magister en Estéticas Americanas (PUC). Es además crítico literario del diario El Insular de Chiloé: www.elinsular.cl.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Vacaciones en Bolivia, o la búsqueda de la poesía boliviana

por Eduardo Farías Ascencio

campero j.-corazn ardiente

Corazón Ardiente, de Jorge Campero

La situación de la literatura extranjera en Chile tiene dos caras: por una parte, podemos encontrar traducciones de la mayoría de los clásicos y contemporáneos europeos y norteamericanos.  También de la tradición oriental, desde el Tao Te Ching hasta Murakami. En cambio, la situación de la literatura latinoamericana está marcada por el silencio, consciente o no, de la sociedad y el mercado chilenos. Así, la situación de la poesía uruguaya y ecuatoriana, por ejemplo, son desconocidas para la mayoría de mis colegas, lectores constantes y voraces (1). Otro caso es Bolivia, país representado en nuestro imaginario solo por el Salar de Uyuni, la coca y Evo Morales; imagen que sigue siendo una caricatura y un prejuicio.

El panorama que quiero contar fue experimentado desde el lugar de turista, ese extranjero que se nota, con esa prisa de verlo todo, de no perderse nada, aquella mentira que nos inventamos para sobrellevar un viaje en el que la posición misma de turista es la de alguien que mira solo una parte, una fachada muy bien dispuesta. Hablo desde esa posición de turista, y de una experiencia de la que pude sacar algunas conclusiones (provisorias) sobre la situación del libro en Bolivia, conclusiones que sólo se basan en la observación, en la búsqueda, en la caminata diaria, en la compra de material por el altiplano y por los valles del sur, en ciudades como La Paz, Sucre, Tarija y otras.

La situación del libro que vi en Bolivia se caracteriza por una baja lectoría pública, es decir, vi muy pocas personas que leyeran en el espacio público como plazas o buses. El uso del celular con internet era más cotidiano. El contexto boliviano implica dos lenguas (y más) que están funcionando a la par del español. La estima por el uso del quechua y aymara fue impresionante. Hay que agregar que estas dos lenguas son orales, característica que se mantiene hasta hoy, pese a que se pueden encontrar libros en español para aprenderlas. Pero es difícil encontrar libros en estas dos lenguas. Quizás el único caso sería la Biblia. Debido a la tradición oral del quechua y aymara, la publicación en estas lenguas sería un acto infructuoso, y no necesariamente un acto de imperialismo lingüístico por parte de la publicación en español.

Este panorama no fomenta mucho el negocio del libro, por lo que la búsqueda se puede tornar bastante angustiosa. No recuerdo haber visto en el centro de Oruro alguna librería, en Uyuni solo vi a una señora con un puesto de feria. La situación ya era distinta en Tarija, Sucre, Potosí y, sobre todo, La Paz, de lo que hablaré más adelante.

cosechar-tempestades, de Julio Barriga

Cosecgar Tempestades, de Julio Barriga

Mientras el mercado editorial se mostraba en el viaje, también podía apreciar la situación de la producción del libro, la que está marcada por la presencia absoluta del libro pirata y por una edición nacional (2) incipiente en su cantidad, mas no en su calidad. La presencia del capitalismo editorial, de la edición transnacional y de la literatura se encuentran fuera del mercado boliviano del libro; sin embargo, son sus productos pirateados los que satisfacen la demanda editorial. Desde Bolaño y Bukowksi, hasta el último best-seller de la temporada, no son productos originales. De hecho, en Sucre el segundo acercamiento con la poesía boliviana fue la compra  por 35 bolivianos (3.500 pesos chilenos) de la Antología de poesía boliviana: Ordenar la danza, publicada por LOM, pirateada. Fue gracioso que la vendedora tratara de  convencerme diciéndome que el libro era original.

La situación del mercado editorial, desde un punto de vista legal, funciona negando los derechos de autor comprometidos. Debido a las características intrínsecas del capitalismo en el sector editorial, tanto las editoriales transnacionales como las independientes, deben apropiarse de la publicación de una obra en una lengua, para un territorio de distribución y por un tiempo determinado. Y deben hacerlo, porque la competencia no puede tener el mismo producto, el mismo libro del mismo autor,  ya que esto atenta contra la lógica de publicación. ¿Cómo se logra que una editorial y un autor acuerden funcionar bajo esta lógica? En el contrato de edición, esta lógica de funcionamiento editorial se pacta con el concepto de exclusividad, es decir, tal libro será publicado por una editorial, y no por otra, por 5 años, para España y Latinoamérica, en español, en formato libro y libro digital, por ejemplo. Así, la exclusividad cuida los intereses de los editores, pero no de los autores, quienes acuerdan libremente con la editorial, porque desean ver su obra publicada.

La situación del libro en Bolivia no funciona bajo esta lógica. Por un parte, es posible suponer que esos libros no pagan derechos de autor. Por otra parte, la oferta editorial trasgrede acuerdos legales de la explotación económica de una obra. Lo que afecta, por supuesto, el negocio de las editoriales que ostentan las cesiones de derechos. Desde un punto de vista legal, es repudiable. Desde mi punto de vista, la situación boliviana es la evidencia de las grietas del modelo editorial en el capitalismo. La piratería no es simplemente un negocio ilegal, bajo ella subyace una desobediencia civil de la persona que está dispuesta a pagar por la edición pirata, acto que intenta compatibilizar el capital personal con el acceso al libro. Además, la piratería atenta contra la médula del negocio editorial capitalista al romper mediante la acción directa los contratos de edición existentes, contratos que impiden, mediante el concepto de exclusividad, experiencias nacionales, alternativas, de producción editorial, las que se adaptan a la precarización latinoamericana y que son una real alternativa a la deuda comercial, al abandono del hábito lector por las brechas monetarias.

Volviendo a la sensación de apunamiento en la búsqueda de la poesía boliviana, esta piratería editorial se apreciaba en casi todos los puntos de libros que visité. En Potosí, en la calle Hoyos encontré una librería y fue la única en todo el centro histórico. En Sucre, la calle Junín albergaba cinco librerías, en una de las cuales compré la antología de poesía boliviana editada por LOM. Una excepción a la regla de la venta de piratería fue Tarija, donde existía una disquería-librería en calle Sucre, donde pude comprar una antología de poetas de la ciudad: Voces al aire: Poetas de Tarija (2Tipos, 2014) y Adrián, de Eduardo Farfán Mealla (Ediciones Marina Sangabriel, 1999), lo que sería una antesala para descubrir la edición nacional. La búsqueda finaliza en La Paz, ciudad que muestra la misma dualidad: edición pirata y edición nacional.

TAPA LA guerra del papel

La guerra del papel, de Oswaldo Calatayud

Es posible acceder a los libros piratas en la avenida Ismael Montes, y  la edición nacional la pude observar en la librería Gisbert, en la que compré Cosechar tempestades (Poesía reunida), de Julio Barriga; Poesía completa, de Julio de la Vega; Primaveras impuntuales, de Mauro Bertero Gutiérrez; Corazón ardiente y Tleriberta: Sinceramente tuyo, de Jorge Campero. También pude visitar la librería Paulinas, en la que adquirí Bodas de orégano, de Jorge Campero y Cambio climático: Panorama de la joven poesía boliviana. Por supuesto, hubiese comprado más, y había mucho más.

De la dualidad observada –la edición pirata y edición nacional– surgen muchas preguntas sin responder. ¿Quiénes son los dueños de la inversión de todos esos libros piratas? ¿Dónde se imprimen? ¿Puede deberse la piratería a las restricciones del gobierno a las empresas multinacionales, por una parte, y/o a un boicot silencioso en contra de Bolivia por parte de las editoriales globales, por otro? Indagar en las respuestas sería muy importante en la discusión con respecto a la hegemonía cultural, la construcción de una cultura global centrada en el capitalismo como única forma de organización y las posibilidades de resistencia a la globalización, tanto desde la iniciativa de los grupos sociales interesados en la lectura y la literatura, como de parte del gobierno del Estado Plurinacional.

Bolivia tiene una edición nacional incipiente en cantidad, si la comparamos con lo que sucede en Chile. Las editoriales más frecuentes e importantes serían Plural Editores, la que publica los premios del concurso literario Premio Nacional Yolanda Bedregal y la que ha editado gran parte de la poesía boliviana contemporánea; Editorial 3600, que posee uno de los libros-objeto más atrayentes que he visto, La guerra del papel, de Oswaldo Calatayud Criales; Editorial El Cuervo y Editorial Gente Común. Todas estas editoriales exhiben un nivel de profesionalismo destacadísimo, aspecto que se advierte en la calidad de los libros que han publicado.

Para terminar, la fascinación que produce Bolivia no solo se limita a su situación social respecto de lo indígena, ni a los múltiples atractivos turísticos, sino que también el embrujo por el encuentro con el libro, con su situación particular a lo largo del país, además del encuentro de otra literatura, específicamente la poesía, la que alberga a poetas como Jaime Saenz, Roberto Echazú, Jesús Urzagasti, Julio Barriga, Jorge Campero, Yolanda Bedregal, Matilde Casazola, entre muchos más. Esperemos que con el tiempo el tránsito de la literatura boliviana a Chile sea una realidad y que quede en el pasado el desconocimiento de una tradición tan significativa como cualquier otra, y que el anhelo por el encuentro no solo sea posible a través de un viaje de vacaciones.

Notas

(1) Una excepción a la generalidad es el trabajo de Gladys Mendía con su revista Los Poetas del Cinco y la alianza lograda con Editorial Paracaídas (de Perú), alianza que produce bellas antologías de poesía contemporánea de Colombia, Ecuador, Uruguay, por ejemplo. Libros que se venden en el mercado chileno.

(2) Prefiero, por el momento, hablar de edición nacional, pues no conozco tan a fondo los proyectos editoriales para hablar de la escena boliviana como independiente. Y suponerlo, sería un error naif.

__________________________

Eduardo Farías Ascencio (Santiago, 1985) es Licenciado en Letras Hispánicas PUC y Magíster en Edición por la Universidad Diego Portales/Pompeu Fabra. Ha publicado poemas y críticas en diversos medios. Se ha desempeñado también como editor en la Revista Grifo. Actualmente es director editorial de Gramaje Ediciones.

CC licencia

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,