Memorias, hablas y lugares: Animitas, de Yeny Díaz Wentén

por Daniela Stevens

Cubierta AnimitasRememorar a las personas que han sufrido una muerte trágica, violenta e inesperada es una práctica habitual a lo largo de nuestro país. En diferentes espacios públicos del campo y la ciudad, se levantan pequeñas casitas que albergan fotografías, adornos y flores. Según el caso, se transforman en templos populares para el fallecido. Este mismo ejercicio de memorialización compone el trabajo poético de Animitas, correspondiente al segundo poemario de Yeny Díaz Wentén (Los Ángeles, 1983). Dicho texto, publicado por Gramaje Ediciones en 2015, inicia con un enunciado clave para la lectura: “A la orilla de la carretera hago de’o pa’ que me lleven al cielo” (10). El epígrafe anterior, en tanto introducción, posiciona la carretera como un espacio fundamental, donde autopista y poemario se igualan para levantar la memoria de cada experiencia. Animitas funciona como el lugar discursivo, cuyos muertos vivientes deambulan, desamparados, a la orilla del camino. Más que lectores, este libro nos convierte en testigos de distintas voces marginadas de la cotidianeidad: “mientras los bares reciben a los solos y se prenden los/ faroles,/ nosotros esperamos que Dios nos quiera ver” (11). Este primer poema es el punto de partida para esa pluralidad de hablas que esperan su reconocimiento, y que surgen “Cuando el gallo canta a media tarde/ y las señoras bordan los pañuelos de sus esposos” (11).

Además de la multiplicidad que caracteriza el lenguaje de este libro, existen relatos y experiencias individuales. La mayoría de los poemas nos ofrece una estructura muy propia de la animita, contextualizando la manera en que fallece cada persona:

“Calista Arminda Rivero Rojo, 16 años,

camino al colegio, atropellada por motociclista –se dio a la fuga.

La vemos preocupada y dice “pronto

tocarán la campana”.

Sus compañeros pasan,

le piden buenas notas a su animita,

llena de recuerdos y corbatas” (39).

La atropellada, la malparida, el hijo ilegítimo o el campesino asesinado por escopeta encuentran su reconocimiento por medio del texto. La fineza de esta escritura logra que escuchemos el hablar de las animitas, mediante el entrecruce de las memorias. Así, quienes se introduzcan en estos poemas apreciarán, en medio de su lectura, un fantasmagórico murmurar: “rezamos con el diablo para cuidar a los no queridos, abandonados y enfermos rezamos/ pa’ que se acuerden los astros de nosotros, / los muertos vivos junto al camino” (61). El valor de estos poemas, además de su rigurosa y delicada construcción, es apiñar las memorias vivientes de los muertos. Cada nombre y cada muerte trágica que aparece en Animitas, representa las experiencias de una marginalidad física, política y rural. El mismo sentido de colectividad que va hilando estas distintas hablas, cumple un doble gesto al interior del libro. Se construye, en primer lugar, un lenguaje estéticamente espectral que nos aproxima hacia el murmullo de las animitas. Y en un segundo momento, se logra la radical salida del yo tan sostenido y sacralizado en el oficio poético. La escritura de Díaz Wentén, en este sentido, viene a ejecutar un proyecto complejísimo al interior del campo literario actual, dejando de lado –por fin– el lloriqueo intimista de la poesía chilena.

Yeny Díaz Wentén

Animitas

Gramaje, 2015 (88 págs.)

__________________________

Daniela Stevens (Santiago, 1991) Es Licenciada en Literatura y Profesora Media en Lengua Castellana y Comunicación (UDP). Ha asistido a diversos talleres de poesía, dirigidos por Teresa Calderón, Rafael Rubio y Raúl Zurita. Desde el 2008 participa en diferentes encuentros poéticos de Santiago, como “Los Desconocidos de Siempre”, “Lectura para Pájaros” y “La poesía se fue al Chancho”, en el Bar Chancho Seis. En el 2011 es becaria y tallerista de la Fundación Pablo Neruda. Ha publicado artículos y crítica literaria en diversos medios web, como Revista Cólera y Poesía y Crítica. Próximamente, parte de su trabajo poético será publicado en “Parias, poetas y borrachos: Antología poética y contracultural” a cargo del Movimiento Anagénesis y Colectivo Poético Agua Maldita. En la actualidad, cursa el segundo año del Magíster en Arte, Pensamiento y Cultura Latinoamericanos (IDEA-USACH).

CC licencia

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: