Ciudad en blanco y negro: buscar el escape inútil

por Pablo Vallejos

Motel ciudad negraMotel Ciudad Negra es un relato pequeño, que contiene un mundo enorme. Presentado en un libro de cartón, meticulosamente encuadernado por la editorial Hebra, Cristóbal Gaete desarrolla la historia de un hombre que ha vivido diversos momentos de su vida en el Motel Ciudad Negra. En cuarenta y ocho páginas, logra sintetizar la vida que transcurre dentro del motel, centrándose en un personaje principal, y su relación con los demás. Sin puntos aparte, la historia traspone distintas temporalidades de forma ágil. Un gran párrafo condensa la conciencia de un hombre que se da cuenta de su vejez, mediante recuerdos, observaciones y nuevas vivencias dentro del motel que marcó su juventud. Estamos en un mundo machista, pero no como algo negativo, sino como característica intrínseca del mismo; al más puro estilo de Sin City (no es inocente que la portada del libro sea una escena de los cómics replicada en la película homónima). Los personajes masculinos son mostrados como jóvenes viviendo en juerga, o como viejos jefes del hogar, y los personajes femeninos como damas de compañía que alegran las noches de los primeros. Los hombres y las mujeres se desarrollan de forma tal que cada uno tiene una suerte de destino pre hecho, el cual es vivir la juventud y morir antes de la muerte en  la vejez.

Otros detalles no menos importantes del libro están en el plano material. Ya se dijo la meticulosidad de la encuadernación, del tipo copta, logrando un libro precioso y que llama la atención. Manufacturado con cartón y papel aparentemente reciclado, denota una preocupación por el detalle y por la simpleza, la cual se refuerza por la longitud del texto. A su vez, la portada en negro y café (por el color de la tapa) genera una imagen al más puro estilo del esténcil, lo cual se relaciona con la temática de la ciudad. Este libro es un rayado en la pared de un edificio gris y triste. Finalmente, como un toque editorial, hay un mensaje para quien termina el libro, el cual dice que se puede reproducir total o parcialmente, siempre y cuando se cite al autor y la fuente. Este detalle hace que haya una preocupación por la lectura, más allá de las ventas. La edición es pequeña, lo cual podría facilitar su distribución. Además, el hecho de que está permitida su reproducción implica una posibilidad de llegar más allá de los 300 ejemplares sacados.

En el texto, el protagonista es un hombre, llamado “el observador”. Ese mote se debe a que comienza el libro con el personaje recorriendo el motel, a modo de recuerdo, viéndose a sí mismo y a otras personas. Así se inicia un relato que combina por lo menos dos temporalidades, la juventud y la vejez del protagonista. A su vez se cambia de narrador, pasa de tercera a primera persona y viceversa. Recorre diferentes voces, escenarios y temas que se superponen, dando así una visión global de lo que sucede, sucedió y sucederá en el motel. Así, el motel funciona como metonimia de una ciudad opacada por la rutina y el trabajo, mostrando su inverso. El lugar es la fiesta, la borrachera y el sexo, pero se muestra como la vitalidad condenada a perderse por la ciudad neoliberal. Todos los jóvenes están condenados, y el protagonista desea cambiar eso. Por ello vuelve al motel a encontrarse con quien fue su compañera en sus tiempos mozos, el personaje de Mona. Sin embargo, luego de volver a sentir la vitalidad de la juventud, es regresado a la realidad. No hay salida de la vida rutinaria, trabajólica, que consume al ser humano. El motel no sería más que un lugar de distención, en el cual se desea vivir para siempre, pero no se puede. Por ello la portada tomada de Sin City remite a la cárcel. “Esperar el dolor cuando estás feliz” (47) dice el personaje. Esa cita podría perfectamente resumir el relato.

La narración está bien lograda, mezclar tiempos, conciencias y lugares es difícil, sobre todo en un solo gran párrafo de 48 páginas. Sin embargo, las temáticas tratadas rozan con el lugar común. Es una novela interesante, que mantiene al lector atento a lo que pudiese pasar, o tratando de entender lo que pasa realmente, si es que realmente pasó algo. pero quizás ese roce con el lugar común es más bien una intertextualidad con todo lo presentado en la novela negra, en películas, comics, libros y demases que muestran a las personas atrapadas en la ciudad que les da vida y los mata al mismo tiempo. Sin embargo, la temática machista, la cual está bien presentada y justificada como parte intrínseca del mundo, genera moldes de una sociedad más antigua. Por ello este libro es difícil de actualizar, en cuanto una crítica cultural. Pero como un reflejo de una sociedad que, hay que admitirlo, es la que hizo nacer la sociedad actual (el paso del siglo XX al siglo XXI), cumple su función. Tal como Sin City, la novela refleja un modo de vida oscuro, en blancos y negros, de una sociedad en decadencia, en la cual las personas atrapadas no tienen un verdadero escape, pero que aún así lo buscan en cada rincón.

Motel ciudad negra

Cristóbal Gaete

Hebra, 2014

Pablo Vallejos Baccelliere (Rancagua, 1992) es Egresado de la carrera de Letras Hispánicas PUC. Participó en las II Jornadas Donosianas de la UDP y ha sido ayudante en varios cursos de poesía a lo largo de su carrera. Actualmente trabaja en la Feria Chilena del Libro como vendedor, mientras prepara su defensa de tesis. 

 

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: