Un terreno peligroso: ‘Viaje a la niebla’ de Aldo González

por Eduardo Farías A.

viaje a la nieblaViaje a la niebla obtuvo en 2012 el primer lugar del Premio “Stella Corvalán”. Dos años después es publicado por Ajiaco Ediciones. Con una cubierta marcada por el humo difuminándose junto al título y el nombre del autor, se construye nuestra primera imagen de lo que será el libro. No pasa inadvertido que, en el título, ‘viaje’ esté escrito con mayúsculas y ‘a la niebla’ con minúsculas. Parece que el viaje es lo más importante. Leeré, acaso, el recorrido de un lugar a otro que realiza un personaje. Luego de la lectura, pienso que este libro no se centra en el viaje, el que está dado por la sucesión de poemas; lo que hay en el poemario es la niebla, esa nube superficial que dificulta la visión, que oculta lo que tenemos alrededor.

La niebla es lo primero que nos presenta este libro: “En el frío se justifica el susurro. Es inútil / que las manos se escondan. (…) Hay que ir entonces con el talón a distancia / del suelo” (15). Y con el talón a distancia del suelo comienza el viaje. Conocemos la niebla por las palabras del hablante, quien muestra una voz racional con una mirada única: “Niebla. / Ahí está, cerca y lejos, menos cerca y más / lejos. / Puedo alcanzarla, al tiempo que huye” (38).

La niebla, además, funciona porque es un elemento literario activo, la niebla no solo esconde u oculta lo exterior; también, oculta al hablante de sí mismo: “Una sombra no tiene voz. (…) Una sombra no puede decir su nombre; es / incapaz de narrar su infancia, de mencionar / su pueblo. (…) Una sombra desconoce su molde, sus rasgos. / Es un niño ciego que aún no aprende el / alfabeto. / ¿Cuáles son las cicatrices que me confirman? / Una sombra no tiene voz para la palabra: soy” (17). La pregunta que se realiza el hablante es por los límites de lo propio, en este caso, del cuerpo y su sombra, que por medio de imágenes y proposiciones construye su asertiva descripción poética. Que el cuerpo pueda ser sombra constituye una inquietud fundamental para el hablante, quien en otro poema dice: “Y las manos, ¿de dónde brotan y cuándo terminan?, / ¿cuánto será el trayecto en que se alargan? ¿y cómo, / de qué manera se tocan?” (24). De tal manera, el hablante lírico asume, junto con el viaje, un proceso de reflexión sobre sí mismo, en el cual la pregunta importa más que la respuesta, la pregunta como la niebla.

Además, en este viaje, la niebla se relaciona, inevitablemente, con la oscuridad: “Esconderse como cobarde de una luz que no / acecha, que no tiene colmillos. / Cuál es la razón de acuclillarse en la penumbra. / Es que no hay serenidad en todo este silencio, en / el diafragma dirigido hacia abajo, en el gesto de / hundir la afilada nariz” (21). El hablante realiza este viaje para escapar de una luz, este desplazamiento está marcado por la cobardía, por el no querer ser encontrado y por el no saber encontrarse: “Si no escucho a las estrellas, entonces, / ¿dónde estoy?” (18); “olvida que es el exilio; otro lugar / ya no es posible” (16). En estas dos citas se aprecia que el viaje está marcado por la inseguridad, no sólo del lugar en el que se encuentra el hablante, sino también en la imposibilidad del lugar al que se llega: “Mi destino no es ahora ni aquí” (34).

Aldo González ha construido un poemario difícil de leer. A mi modo de ver, en Viaje a la niebla el autor privilegia el mundo interior del hablante y cómo este mira y vive su viaje más que la construcción de poemas que tiendan desde un principio a la comunicación con el lector. En muchos poemas el lector se perderá, tal como se ha perdido el hablante, quien agrega verso tras verso información nueva, construyendo una voz y una mirada particular que se evidencia a través de las imágenes poéticas: “Un ruego en la comisura. / El lirio nunca más será un arpegio. / La sirena, mujer imperceptible, entona / embrujos para otros. / (…) Si no oyes su canto el río no existe. / Los tímpanos, el paladar, solo tienen sentido / cuando el agua recorre su interior y sus formas” (18). Estos versos son solo un ejemplo. La complejidad poética, desde mi punto de vista, es un terreno peligroso, porque el lector podría abandonar la lectura antes de llegar al final, al sentirse abrumado por el mundo que hay en cada poema. Sin embargo es coherente con el proyecto poético que construye el autor en torno a la figura de la niebla. Espero que el trabajo de Ajiaco Ediciones permita que este poemario se encuentre con su lector, quien de seguro disfrutará de un mundo personal en un viaje y de una niebla que refresca el panorama poético nacional.

Viaje a la niebla

Aldo González

Ajiaco Ediciones, 2014

___________________________

Eduardo Farías Ascencio (Santiago, 1985) es Licenciado en Letras Hispánicas PUC y  Magíster en Edición por la Universidad Diego Portales/Pompeu Fabra. Ha publicado poemas y críticas en diversos medios. Se ha desempeñado también como editor en la Revista Grifo.
Actualmente es director editorial de Gramaje Ediciones.

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , ,

5 pensamientos en “Un terreno peligroso: ‘Viaje a la niebla’ de Aldo González

  1. victor silva dice:

    tan complaciente con el lector. ¿Subestima al lector? No hay lectores que puedan ir más allá de un lenguaje clarito, coloquial , prosaico, como es la moda desde el año 1954? Ahora, independiente de lo anterior, lo importante es vislumbrar si los poemas de Gonzalez son buenos, medianos o malos, cierto…. A qué conclusiones llegamos. A la punta del cerro la recepción del lector. La poesía es lenguaje, el lenguaje es algo inmanente. Ahora, la “comunicación”, ahora el “estudio de género”, “lo cultural”, el verso clarito para que el lector pueda entender el significado……………y olvidaba la ciudad quiltra; lo importante según la gran crítica sepultada (comparable a Helen vendler o marjorie Perloff) que un un poema ademas de ser clarito, para que el lector se comunique con el autor, en el poema debe estar el entorno urbano; da lo mismo si el poeta no sabe ni abrocharse los zapatos, la ciudad es lo vital, así poner al lado de German Carrasco (un excelente poeta) a una patota de nuevos poetas que no tienen ni siquiera un poema bueno, pero con el autobombo, y con la seudo-fraternidad latinoamericana todo aguanta, cierto?

  2. victor silva dice:

    pero hombre ¡¡¡ qué tiene que ver la difunta ceniza con los estudios culturales y la ciudad, y la sepultada y los autobombos y carrrasco y la quiltra. Qué digresión. Que aspavientos grandilocuente ¡¡¡¡ – ¿Al final, son buenos o malos los poemas de Gonzalez? Apostemos señor, desafiantes, son buenos o malos los poemas de Gonzalez. – Muy tibio eso, eso del refresco del panorama poético nacional. Son buenos o malos? Eso quiero saberlo yo, ahora, yo, el LECTOR CHILENO.

  3. Jorge García dice:

    Y me fui en busca del viaje y de la niebla XD… Desde mi humilde punto de vista no se trata de un conjunto de poemas, yo leo un solo poema largo y en él a un espectro con la conciencia de un hombre, de un tal vez hombre, que nos va describiendo de qué se trata ese viaje hacia lo desconocido, a lo por conocer, pero sin una esperanza de puerto, sin un legar a donde llegar. Creo que por eso se llama “Viaje a la niebla”, por lo menos, así me hizo sentido a mí. El poema es bueno, muy bueno en realidad. Tiene momentos en donde la conciencia de soledad que adquiere el hablante (un hablante espectro que supongo yo, claro) permiten imaginar un pasado, dibujar uno mismo en la lectura: el rostro y el continente anterior al poema.

    Gracias Eduardo ¡Ma meen! por la crítica, me hiciste pensar en tus palabras y a través de ellas en las ideas que planteas. Fue una nueva búsqueda volver al libro.

    Un Abrazo broo.

    Aguante poesía y crítica.

  4. Eduardo Farías A. dice:

    Estimado Víctor Silva

    Agradezco tus dos comentarios y su pasión. Sobretodo, cuando la idea es dialogar sobre los poemarios que se están escribiendo y publicando.

    Desde mi perspectiva, el ejercicio de la escritura poética no solo implica la expresión personal de pensamientos, inquietudes, preguntas y respuestas, sino que también la comunicación con el lector. ¿Es acaso el poema un acto solitario de escritura y autolectura, o es una acción que va hacia el encuentro con el lector? Sin embargo, este encuentro no creo que implique la escritura de textos claros y sencillos. Justamente, este poemario demuestra que no es un dogma, lo mismo me sucede con la lectura de José Kozer y David Rosenman Taub.

    Ahora, sobre el cuestionamiento de si los poemas de Viaje a la niebla son buenos. Sí, son buenos, están bien escritos, hay imágenes poéticas muy interesantes y un proyecto coherente en sí mismo. Aún así, no me gustan. Y sobre preferencias literarias creo que no vale la pena discutir.

    Espero que esta respuesta se haga cargo de tus comentarios.

    Saludos

  5. Eduardo Farías A. dice:

    Estimado Jorge

    No había pensado en la posibilidad de que fuera un gran poema. No hay marcas como el primer verso en negrita, salvo que cada poema se encuentra bien diagramado en cada página, este factor me hace pensar que siguen siendo poemas separados que sin embargo se unen por todo lo que planteas.

    Salud por eso, porque la crítica siempre se queda chica, porque es el mismo intento del lector, el de dar sentido a la lectura de un libro, donde la diferencia es la valentía de escribir y publicar.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: