Archivos Mensuales: agosto 2014

“Escribí en el momento justo”: Cosas Simples de Raúl Hernández

por Eduardo Farías Ascencio

cosas simplesLa reimpresión de un poemario es la forma  por la cual se extiende la vida de un libro. Esto  no es común en la edición independiente; por lo general, las editoriales pasan de un libro a otro y así dan vida a uno y dejan en el olvido al anterior. Frente a esta lógica editorial, los autores tienen muy poco que deci(di)r. Es lo que ha sucedido con la obra poética de Raúl Hernández  publicada por Libros La Calabaza del Diablo, ya que hasta ahora no había sido reimpresa y no era posible encontrarla en el mercado. Cosas Simples (Libros La Calabaza del Diablo, 2014) viene a subsanar, en parte, el olvido editorial de su obra. Cabe recordar que la carrera literaria de Raúl se ha desarrollado fundamentalmente al alero de esta casa editorial y que ella ha nutrido su catálogo con la obra de este autor. Cosas Simples es un libro muy atractivo para los lectores de poesía porque no es una simple antología del trabajo poético de Raúl, a saber Poemas Cesantes (2005), Paraderos Iniciales (2008) y Estética de la Lluvia(1) (2012), sino que incluye también un poemario inédito puesto en perspectiva con la obra anterior de este poeta.

A partir de la lectura de Cosas Simples, algunos podrán ver el poco riesgo literario que ha asumido Raúl Hernández en sus poemarios al seguir un camino trazado. Si bien es razonable pensar que la escritura poética tiene que ser un proceso de transformación continuo y radical entre un libro y otro, también lo es la profundización de una línea poética, tal como lo ha hecho Raúl Hernández.

Cosas Simples nos permite apreciar que la referencialidad del lenguaje es la base que sostiene la poética de este autor convirtiendo al hablante lírico en un observador. En Poemas Cesantes, por ejemplo, los poemas son textos claros, que sólo dan cuenta de la realidad observada, ya que el hablante no la altera con las figuras literarias típicas: “Los cassettes / se caen / de la repisa // se rompen // meten ruido.” (40) En Paraderos Iniciales los poemas se construyen sobre la misma base, pero se incorporan figuras literarias, lo que los vuelve más complejos: “Un ave me dice a lo lejos que todo lo que hagas será en vano, tu futuro es totalmente incierto.” (63) o “una luna llena es lámpara furiosa” (73).

 Pero la referencialidad no es una base inmutable ni fija en la obra poética de Raúl Hernández. En Poemas Cesantes muestra situaciones cotidianas y urbanas donde el hablante es un observador que se involucra en lo observado al escribir siempre para un otro: “Matas la tarde en la plaza / mirando un sinnúmero de hormigas / formadas una tras otra. // Luego / haces la cola / para comprar el pan.” (17) Además, el hablante no sólo observa, en Paraderos Iniciales vive y piensa lo observado y en sí mismo, permitiendo así la incorporación de la subjetividad del hablante: “Por mi garganta pasó un vino añejo / como el temor de ser otro / y no él que siempre quise ser” (67).

En Cosas Simples —el poemario inédito en este caso— es posible apreciar estas mismas características poéticas. El otro aparece, por ejemplo, en el poema “Persona”: “Viejo / de camisa celeste / que llevas tus cigarros / en el bolsillo de la camisa. // Llevas / el programa del hipódromo / en el bolso de jeans / junto a la olla que calientas / a eso de las dos. // Hablas de fútbol / después del almuerzo / duermes en la micro. // Llegas a casa / saludando a los niños / dejando el diario en el sillón / junto al perro.” (163) Por otra parte, la observación se mezcla con la existencia del hablante en el poema, quien se nos muestra en la palabra junto con la situación que mira poéticamente, tal como sucede en “Perfect Day”: “Bebo whisky / escuchando a Lou Reed. // Él debe haber tomado / cien de estos mismos —pienso— // Mientras diviso una araña / al costado de la radio.” (152) O en el poema “Su Libro”: “Veo a / alguien / que lee / desde lejos // desde lejos / llego / acercándome // más cerca / me pregunto / que libro / lee // voy casi llegando / en el semáforo paro / y desde más cerca // veo su libro / y atravieso.” (165)

Para concluir, Cosas Simples es una apuesta importante y necesaria para con la obra de Raúl Hernández y para con los lectores de poesía. Es un libro atractivo  que permite leer un poemario nuevo e inédito de Raúl. También es llamativo por la incorporación de los poemarios anteriores publicados por La Calabaza del Diablo, lo que demuestra el compromiso de un editor con un autor de su casa. Cosas Simples nos muestra el camino poético que ha elegido este autor, camino mucho más profundo de lo que se puede mostrar en una crítica, así cada lector está llamado a entrar en las aguas profundas de la poesía de Raúl Hernández.

Cosa simples

Raúl Hernández

Libros La Calabaza del Diablo, 2014

______________________________

Eduardo Farías Ascencio (Santiago, 1985) es Licenciado en Letras Hispánicas PUC y candidato al grado de Magíster en Edición por la Universidad Diego Portales/Pompeu Fabra. Ha publicado poemas y críticas en diversos medios. Se ha desempeñado también como editor en la Revista Grifo.
Actualmente es director editorial de Gramaje Ediciones.

______________________________

NOTAS

(1) Cosas Simples no contiene los poemarios publicados por otras editoriales: Polaroid (Lanzallamas Libros, 2009), Caligari (Ripio Ediciones, 2010) y Los Pájaros del Atardecer (miCielo Ediciones. México, 2014).

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , ,