La lengua floja o el trabajo necesario en el poema: Euforia de Martín Acosta

por Eduardo Farías Ascencio

euforia de martín acostaEuforia de Martín Acosta es la última publicación de la editorial ariqueña La Liga de La Justicia Ediciones. Este libro, tanto literaria como editorialmente, no sale bien parado luego de la experiencia de lectura. A mi modo de ver, algo preocupante en la edición de este libro es la diagramación. Los errores más evidentes son: la incorporación de un encabezado que resulta innecesario, ya que no aporta información relevante para la lectura y se transforma en un elemento repetitivo que termina molestando, sobre todo cuando se diagrama en un formato tan pequeño (10,5 x 18 cm.). Otro ruido en la diagramación es el excesivo espacio entre caracteres. Esta decisión editorial que podría ser pensada como una experimentación visual, no presenta ninguna información poética. Parece preciso recordar que la diagramación debe tender a la búsqueda de una lectura sin interrupciones y con la separación de las letras y las palabras sucede justamente lo contrario. Todos estos descuidos de los editores no le hacen bien a este libro. La cubierta presenta otros errores que no deberían ocurrir en una editorial que ya ha publicado 3 títulos, por ejemplo, alguna información innecesaria y obvia en la bio-bibliografía del autor: “empecé y terminé Euforia”.

Como poemario, Euforia esconde un gran libro. Podría haberlo leído si su autor lo hubiese trabajado con todo el rigor del oficio poético. Según un colega y tocayo de nombre y de apellido, existen dos tipos de poesía: una que busca la musicalidad y la belleza del poema y  otra que manifiesta la alteridad del poeta, mostrando “afiladamente” o no los sentimientos. Pues bien, esta distinción funciona, pero finalmente es ilusoria. El poema es un objeto artístico que debe ser trabajado como tal, independiente de la finalidad de la escritura. Martín Acosta en Euforia apuesta por la lengua floja: “Escribir es una debilidad fuerte. / La poesía es la lengua floja de los afectados” (p.12). En la RAE se dice que algo flojo está mal atado, que no tiene mucha actividad, fortaleza o calidad, y que es perezoso y descuidado. Así se escribe en Euforia. Esta lengua floja permite que se observen diversos ripios en los poemas. Desde intertextualidades innecesarias como “en paracaídas cayendo” (p.13) hasta el uso excesivo del gerundio configuran estos “textos desastrosos y quebradizos / como galletas de agua” (p.61).

Como dije, Euforia esconde un gran libro, principalmente en las reflexiones sobre el miedo a la muerte. En ese tema recurrente para la poesía chilena, este autor introduce una mirada fresca, junto con interpelar al lector: “Si un día inconveniente y desastroso / comienzas a temerle a la muerte, / llegará hasta tu pieza como los fantasmas de los niños / que no existen y que los pésimos padres inventan. / Vendrá el dios emergido de tu mente y sólo en tu mente / te agarrará de las orejas y como ganados a patadas / te tirará en el corral también ficticio que acá llamamos patria. […] Porque así es, morirás joven, y que tus mujeres empiecen / a parir mientras te mueres será la evidencia, / mi pasmado lector. […] Entonces ríete, / ríete como el último hombre que sale de un bar / y luego espera, / espera sin más expectativas y abierto a todo” (p.54) O también: “porque de momento no es hora de estar con ellos / bajo la tierra, / y no es hora todavía de la última hora siquiera, por eso hay que respirar hasta que no se pueda, / vivir de vida y morir de muerte, / el tiempo que plazca o en el lugar que nos pesque.” (p.45)

La muerte, sin duda, es parte importante de nuestra tradición poética y como tema siempre es un terreno peligroso para las nuevas escrituras que versan sobre él. Desde mi perspectiva, la muerte no funciona como una excusa de escritura en Euforia, las reflexiones, y otras más, evidencian que en este tema el autor se mueve a sus anchas y logra construir un puente comunicativo con el lector, lo que minimiza la flojera de su lengua y los errores en la edición.

Euforia

Martín Acosta

La Liga de la Justicia Ediciones, 2013

______________________________

Eduardo Farías Ascencio (Santiago, 1985) es Licenciado en Letras Hispánicas PUC y candidato al grado de Magíster en Edición por la Universidad Diego Portales/Pompeu Fabra. Ha publicado poemas y críticas en diversos medios. Se ha desempeñado también como editor en la Revista Grifo.
Actualmente es director editorial de Gramaje Ediciones.

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , , , , , ,

Un pensamiento en “La lengua floja o el trabajo necesario en el poema: Euforia de Martín Acosta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: