Archivos Mensuales: abril 2013

Fatiga de material. Poesía del American Bar (2012) de José Ángel Cuevas

por Francisco Martinovich Salas*

portada americanEn este poemario publicado el año recién pasado por Hebra Editorial, como parte de su colección Malas Juntas, José Ángel Cuevas desenvuelve una propuesta poética muy definida en cuanto a estética y temáticas de fondo, y estos dos ámbitos se articulan sobre conceptos claves que marcan la lectura de Poesía del American Bar: el colapso y la violencia.

Sobre la obra

En Poesía del American Bar, el autor realiza una apreciación panorámica de diversos espacios arraigados en la memoria colectiva e individual. Sus poemas son una articulación cruda y honesta de la realidad contemporánea, representada en personajes y espacios simbólicos, los que se articulan a partir del colapso y la violencia.

Cada poema se construye como un gesto de violencia en un sentido concreto: violencia del lenguaje, de las imágenes, de la estructuración y disposición de los versos. Esto es fruto y producto de un colapso inducido. En las ciudades, las calles y los personajes ―que abundan en los poemas― nada es coincidencia, nada es producto de la espontaneidad y de los caprichos del travieso y tentado destino. Las culpas están claras y el colapso es evidente, tanto en su apreciación concreta en lo urbano (como en Puente Alto/Colapsó, Discoteque Subterránea u Orden 754) como en lo moral, lo social, lo metafísico: el desgaste de una humanidad que ha vivido el trauma y cuya rehabilitación ha sido trazada por un camino que a todas luces parece ser el equivocado: “Un pueblo vencido se merece estar//a honorarios / no tener previsión / derecho a salud // jubilación mínima / un pueblo vencido // no tiene derecho a nada / porque las leyes // laborales les fueron requisadas y expropiadas. // Un pueblo vencido // Sólo debe ser dócil. // Se lo merece.” (p. 11)

En Poesía del American Bar los personajes y sujetos que habitan los poemas son individuos transplantados desde un tiempo pasado (mejor) hacia un nuevo contexto espacio temporal. Este desplazamiento da como fruto una frustración constante y que se presenta tanto en los que son identificados con nombre y apellido, como en esos individuos que abundan en el género, sombras que caminan en una calle anónima, recuerdos vagos, siluetas; y sin embargo este ejercicio retórico aparentemente tan ajeno a la realidad del hombre se hace vida y verso en este libro: “Yo, César Soto Gómez troskista del paradero 16 Gran Avenida// Os digo, // que pasarán por mí / patios / pájaros // de ojos extraviados y las mayores desgracias caerán // y quizás nadie podrá llegar a ser salvado” (p. 39); “Por otro lado unos tipos llegan en moto // a unas casas de adobe / vuelven al centro. // Es como entrar a París // todo iluminado en grandes calles // encendidas de la noche / pero el mar //vuelve a explorar en enormes olas sobre todos // y cada uno de los pobres presentes” (p. 25).

“Pasó el odio por aquí”

La violencia ―como el concepto clave de este libro― es el catalizador del trauma. Como una botella de vidrio que se rompe contra un mesón, una cuneta o una muralla, este poemario se construye sobre un colapso inducido de manera forzosa, y es esta condición la que determinará la carga nostálgica y el sentido de resignación que se esconde detrás del gesto reactivo que es cada poema. Ya sea la dictadura y sus aparatos de tortura y represión, o simplemente las circunstancias que las estructuras del poder suelen atribuir al devenir histórico, a la condición humana o al siempre conveniente azar, la violencia ejercida sobre el hombre (en toda su real dimensión) ha generado un colapso que se despliega en toda su existencia: “El cuerpo recibe odios rencores insultos // de la tarde / la persona se enferma porque // está unida a gente mala. // Al anochecer se queja // lloran sin saber por qué.” (p. 24)

El quiebre político del país detonado por el golpe de estado de 1973 está presente en este libro. Las cicatrices abiertas de la dictadura pinochetista en Chile siguen marcando el paso de una poesía que la reconoce como principal motivo del trauma, cual botella que se quiebra, violenta e inducida: “Yo soy del país dice el puto Jimy B. un país sin alma// que le chuparon el corazón. Oye, mira, camina entre //las hordas pulento bacán cabezas cortadas huesos // repartidos” (p. 33)

La muerte también está presente en los poemas, la muerte de una realidad social y política que el hablante no pretende olvidar, que persiste en la presencia de una cruda nostalgia que se despliega en las imágenes: “El compañerismo es un recuerdo; pan para hoy/ hambre para mañana” (p. 31).

Los poemas de Poesía del American Bar, dan cuenta de una violencia cotidiana, contemporánea, de un colapso que persiste y que inunda la escritura de José Ángel Cuevas, quien logra instalar en la actualidad poemas producidos en la década del setenta, y que presentan el trauma en su más inmediata expresión, junto con creaciones actuales que presentan una sociedad que no ha sabido y que ha rechazado sobreponerse con el tiempo a este colapso. Frente a esta situación, el autor construye sus poemas desde la conciencia de una realidad en constante detrimento.

Sobre la edición

Enmarcado en una propuesta política e ideológica de fondo, Hebra desarrolla un trabajo de edición artesanal que puede ser calificado como modesto, poco ostentoso en términos técnicos, pero en el cual se nota un gran cuidado y un nivel muy aceptable de logro.

El trasfondo ideológico y las posibilidades presupuestarias de una editorial independiente no justifican, de todas formas, las serias deficiencias en términos de impresión para el caso de esta edición. Los defectos, atribuibles directamente a este proceso (pues el soporte en papel bond ahuesado de 60 gr. ha probado en diversas producciones ser apropiado) dificultan de manera sustancial la lectura en algunos poemas: el lector no accede de forma cómoda al contenido, la tinta se traspasa a las páginas anteriores.

Otro detalle mejorable de la edición de Hebra es la diagramación de los márgenes tanto para los poemas como para los epígrafes. Esto deja mucho que desear, pues la falta de unidad en este ítem incomoda la lectura, y afecta la globalidad de la propuesta, la que, dentro de su austeridad, logra presentar en Poesía del American Bar, un producto en forma y fondo, tan rescatable como necesario para la realidad de este país.

José Ángel Cuevas

Poesía del American Bar

Hebra Editorial, 2012

* Francisco Martinovich Salas. Es Licenciado en Letras Hispánicas y Certificado Académico en Estética de la cultura en América Latina de la Pontificia Universidad Católica de Chile y Magíster en Literatura en la Universidad de Chile. Ha publicado su obra poética de manera dispersa. Desde 2006 ha participado activamente como invitado y organizador en múltiples ciclos, recitales y encuentros literarios.

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

PANORAMA DE LA EDICIÓN ANARQUISTA SANTIAGUINA (2010-2012)

Tercera parte

por Eduardo Farías A.*

El problema de los derechos de autor y la legalidad de la comercialización del libro ácrata

Librería Proyección

Librería Proyección

La publicación nace del acuerdo mutuo entre el autor y el editor, mediante un contrato de edición que tiene por objetivo sistematizar y legalizar el modo de explotación de la obra. Así, en el contrato se establece, por ejemplo, la cantidad de años de cesión, el lugar geográfico para la explotación, el formato, el tiraje, adelantos y la lengua de publicación. Con la cesión de derechos que establece el contrato, el editor tiene la facultad, y el deber, de explotar dicha obra mediante una serie de reproducciones.

Sin duda que el derecho de autor y este tipo de contrato en la edición anarquista plantean una discusión que no ha sido emprendida. Pero antes de esbozar algunos puntos para el debate, creo que es necesario comprender primero el derecho de autor desde un punto de vista legal.

El derecho de autor, según Carmen Barvo, es “la protección que le otorga el Estado a todo creador de obras literarias y artísticas, desde el mismo momento de su realización, sin necesidad de requisito alguno y por un tiempo determinado.” (p.38) El derecho de autor “asegura, asimismo, a los creadores, el respeto para sus obras y el derecho a recibir una compensación económica cuando éstas sean utilizadas por terceros.” (Barvo, p.39) Es fundamental comprender que el derecho de autor es una protección que otorga el Estado, en la cual se regula la transacción económica que se puede realizar de una obra. Además, esta protección reconoce justamente la propiedad privada que implica la autoría. Así, el Estado chileno mediante la ley de propiedad intelectual 17.336 limita al libro como un bien privado que el autor cede a una empresa. El derecho de autor es el resguardo legal y comercial de un contrato privado. Por otra parte, la ley de propiedad intelectual penaliza el hecho de que cualquier tercero no involucrado en el contrato pueda reproducir la obra.

Legalmente, la edición capitalista ha usado el símbolo copyright “©” para dar cuenta de la existencia de la cesión de derechos. Como su nombre lo indica ―derecho de copia― “explica o informa quién posee el derecho exclusivo para autorizar la reproducción o elaboración de copias de una obra.” (Barvo, p.39) El © es la garantía de la legalidad del libro. Comercialmente, la explotación de una obra se regulariza con su ‘rut comercial’ que lo entrega ISBN, sigla para International Standard Book Number, institución que otorga la numeración e identificación de cada título y de cada editorial. En la edición capitalista, el ISBN se aplica para la venta, el obsequio y la circulación interna de un libro.

Librería Proyección (interior)

Librería Proyección (interior)

La edición comercial en Chile junto al Estado, que obtiene el IVA (19%) de cada ejemplar vendido, ha negado la libre circulación de los libros que promueve el anarquismo y ha protegido la creación y acceso a la cultura escrita como un negocio.

En este contexto histórico-comercial la palabra “pirateo” se refiere a la producción y venta de libros sin un contrato de edición ni pago de derechos. Esta trasgresión es castigada con cárcel; quien ose pasar a llevar la explotación de una obra y las utilidades de una empresa. Por supuesto que también se combate el pirateo con propaganda: por ejemplo, en los libros de Ediciones LOM podemos encontrar el siguiente lema: “PELIGRO. LA FOTOCOPIA MATA AL LIBRO.”

Sin duda que la fotocopia mata al libro cuando este nace desde un contrato privado y exclusivo. Así, el mercado editorial impone una conducta que intenta proteger sus utilidades. Por ejemplo, ninguna editorial puede compartir su catálogo, ya que de hacerlo sus utilidades se verían perjudicadas.

Sin embargo, podemos encontrar algunos ejemplos que juegan en contra de esta lógica. Es el caso de las editoriales anarquistas. Si miramos la contracubierta de los libros de Ediciones Papel Libertario y de Acción Directa Ediciones, encontraremos el siguiente lema: “COPIA, PIRATEA, DIFUNDE”. Esta frase demuestra que la concepción del derecho de autor y la cesión de derechos en la edición ácrata es diametralmente opuesta a la capitalista.

Como la edición anarquista no centra su labor en la rentabilidad sino en la difusión de contenidos, la copia y el pirateo se transforman en las prácticas preferidas para la difusión y distribución. En mi opinión, la libre circulación de la cultura no atenta contra el libro, por el contrario, permite que este se expanda en el universo lector. La edición anarquista promueve, y realiza en la praxis, la libre circulación de la cultura. Esta práctica atentaría contra el derecho de autor, pues pasaría a llevar la propiedad intelectual sobre su obra y sus decisiones acerca de cómo ella circula. Así, la relación del derecho de autor con la libre circulación de los textos plantea interrogantes y discusiones que aún no se han llevado a cabo.

Esta postura se concretiza en cada editorial con diferentes eslóganes: “la reproducción de este libro, a través de medios ópticos, electrónicos, químicos, fotográficos o de fotocopias está permitida y alentada por los editores” (Libros de Anarres); “Comparte este texto, difunde la idea!” (Subamérica); “Apoyamos la reproducción parcial o total de esta obra bajo cualquier medio, con fines de difusión y propaganda y sin pretensiones de lucro. La propiedad es un Robo, Copia, y Pasa” (Germinal); “Ningún derecho reservado. […] Se repudia cualquier intento de lucro” (Crimental).

Librería Emma Goldman

Librería Emma Goldman

A partir de esta postura ideológica, Sarri Sarri Editorial ha reeditado los libros de la colección Utopía Libertaria de Libros de Anarres. Además, la libre circulación de los libros es enseñada, pues Ediciones Apestosas muestra cómo imprimir un cuadernillo, información que aparece en la parte interior de la contracubierta de sus plaquettes. Todos estos casos demuestran que la edición anarquista asume la publicación desde otro camino que niega tanto la rentabilidad, con fines lucrativos, como la relación privada que puede establecer el autor con la empresa editorial.

Desde la ley, la edición anarquista trabaja en la ilegalidad porque, en primer lugar, no poseen el derecho a copia (©) de las obras que publican. De hecho, muchas ediciones no son producto de una cesión de derechos y no se inscriben en ISBN. Por ejemplo, Editorial Pluma y Mente manifiesta que sus obras fueron reproducidas sin ningún derecho ni permiso. Sin embargo, la edición anarquista también se caracteriza por la utilización de otro tipo de © que sistematiza el uso del trabajo de escritura ajeno. Por ejemplo Editorial Nihil Obstat utiliza Creative Commons en Millenium de Hakim Bey y su edición original utiliza Anti-copyright. Ignición Ediciones utiliza No copyright en el libro Inmediatismo de Hakim Bey. Otras editoriales anarquistas han tenido que adoptar el marco legal para entrar en el mercado formal del libro. Por otra parte, el anarquismo como tema está presente en la edición comercial a través de estudios más o menos académicos (1), y la edición anarquista en el mercado formal puede ser descrita como una gran ausencia.

Sin embargo, Ediciones Espíritu Libertario y Libros de Anarres son editoriales que sí han adoptado el marco legal para funcionar como una empresa y de esa manera entrar a competir en el mercado. Estas dos editoriales se han insertado en el mercado formal de librerías y se debe, desde mi perspectiva, a dos factores: por una parte, producen sus libros en rústica, un formato adecuado para la venta en librerías y, por otra parte, han cumplido con el proceso legal para obtener la inscripción de sus títulos en ISBN.

Ediciones Espíritu Libertario en su página web informa acerca de las librerías que comercializan sus libros: Prosa y Política, Le Monde Diplomatique y TXT, entre otras. Es interesante advertir que los libros de Ediciones Espíritu Libertario no se encuentran en las dos principales cadenas de librerías en Chile (Feria Chilena del Libro y Antártica).

Libros de Anarres tiene © de las obras que publica, pero permite y alienta expresamente la reproducción de sus libros. Estos tienen ISBN y el depósito que indica la ley 11.723 de la República Argentina. La situación en Libros de Anarres está más delimitada legal y comercialmente que en Ediciones Espíritu Libertario, ya que esta última solo cuenta con el ISBN.

El resto de las editoriales ácratas no tienen, ni tendrán, la posibilidad de comercializar sus ediciones en el mercado de grandes librerías. Por esta razón, la edición anarquista ha tenido que crear otras instancias de distribución y difusión. De tal manera, el proceso de comercialización en la edición anarquista es dicotómico, ambulante y estático.

La distribución y comercialización estática implica que los libros deben estar en un lugar fijo exhibidos para la venta. Mientras que en el mercado formal ese lugar lo ocupan las librerías, en el mundo ácrata las ediciones se pueden encontrar en las diversas casas okupa que existen en Chile y en algunas librerías como la tienda Sarri Sarri Distro &  Records y la Librería Proyección. Digna de mención es la desaparecida Librería Emma Goldman. Este recordado lugar se inaugura el 1 de septiembre de 2007, en Avenida Cumming #453 y cierra el 30 de marzo de 2008, además funcionaba como biblioteca y centro comunitario. Su aporte en la distribución de material anarquista y literario fue fundamental.

Afiche Primer feria y propaganda anarquista SantiagoLa distribución ambulante implica comercializar los contenidos en los diversos encuentros culturales libertarios en Santiago, así las editoriales exponen sus publicaciones en improvisados stands. Además, en estos encuentros culturales se vinculan tanto la música, la comida, como la literatura. Otros adoptan el formato feria, como la Primera Feria del Libro y Propaganda Anarquista en Santiago que se realizó los días 12 y 13 de Mayo del año pasado.

A partir de este panorama se pueden obtener algunas consecuencias. Primero, la edición anarquista nace tanto de la urgencia como del trabajo sistemático. Esto provoca la diferencia de calidad en sus ediciones. Independientemente del formato que el contenido asuma, el editor ácrata debe entender que la edición y el diseño de un libro tienen que ser trabajados de manera consciente y profesional. Segundo, en la edición ácrata se aprecia una falta de contenidos literarios, a causa de que los editores han enfocado su catálogo en el pensamiento crítico e ideológico del movimiento. Tercero, la edición anarquista ha puesto su práctica editorial en contraposición a la edición capitalista; su enfoque implica la negación de la rentabilidad y el esfuerzo editorial se centra en la difusión de la ideología ácrata. En esta misma lógica, la edición anarquista niega el contrato de edición y promueve la libre circulación de los contenidos, así el uso de Creative Commons y No Copyright se constituyen como prácticas normales dentro de este círculo. Las consecuencias y las explicaciones acerca del derecho de autor es un tema que no se ha podido abarcar en su totalidad en este panorama, pues no existe en Chile una discusión seria sobre el tema. Cuarto, la ilegalidad con que ha limitado el Estado, mediante la ley, a la praxis de la edición anarquista, ha producido que ella trabaje y edite en el margen, en los límites del panóptico. De esta manera, podemos constatar que se han definido prácticas de distribución alternativas, y que se han creado lugares para la difusión del material anarquista. La distribución en la edición anarquista da cuenta de la organización del movimiento para visualizar sus puntos de vista y contenidos. Por último, este trabajo es un intento para una historia del libro anarquista, intento que debe ser colectivo. En consecuencia, espero que este panorama haya estimulado tus ganas de investigar el mundo editorial: un campo fecundo e importante en la historia del hombre.

Bibliografía

Barvo, Carmen. Manual de edición. Santafé de Bogotá: CERLAC, 1996.

Davies, Gill. Gestión de proyectos editoriales. Cómo encargar y contratar libros. México Distrito Federal: Fondo de Cultura Económica, 2006.

Sharpe, Leslie e, Gunther, I. Manuel de edición literaria y no literaria. México Distrito Federal: Fondo de Cultura Económica, 2005.

Eduardo Farías Ascencio (Santiago, 1985) es Licenciado en Letras Hispánicas PUC y candidato al grado de Magíster en Edición por la Universidad Diego Portales/Pompeu Fabra. Ha publicado poemas y críticas en diversos medios. Se ha desempeñado también como editor en la Revista Grifo.

Notas

(1) En el año 2010, la visibilidad del pensamiento ácrata a través del formato libro en las principales cadenas de librerías en Santiago ―Feria Chilena del Libro y Antártica― puede ser cuantificada en algunas líneas. La mayoría de los libros sobre el anarquismo son estudios de diversa índole: Los anarquistas y el movimiento obrero. La alborada de “la Idea” en Chile, 1893 – 1915 de Sergio Grez Toso publicado por LOM Ediciones; Anarquistas. Presencia libertaria en Chile de Felipe del Solar y Andrés Pérez publicado por RIL Editores; Antología crítica de la dramaturgia anarquista en Chile de Sergio Pereira Poza publicado por la Editorial de la Universidad de Santiago de Chile; Ideario anarquista publicado bajo el sello Longseller; Anarquismo para principiantes publicado por Era Naciente. En el año 2012 podemos agregar, Ficciones del Anarquismo de Uri Eisenzweig publicado por el Fondo de Cultura Económica, Anarquismo: El mundo libertario en el bicentenario de Proudhon de Sergio Grez publicado por la Editorial Aún Creemos en los Sueños, Sacco y Vanzetti de Mauricio Kartunp por Adriana Hidalgo editora y, recientemente, Un joven en la batalla (textos publicados en el periódico anarquista La Batalla. 1912-1915) de Manuel Rojas publicado en LOM Ediciones.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , ,

CARTA ABIERTA AL ALCALDE DE ARICA, SR. SALVADOR URRUTIA EN APOYO AL POETA, EDITOR Y GESTOR CULTURAL DANIEL ROJAS PACHAS

daniel+rojas+pachasRecientemente, el poeta, editor y gestor cultural ariqueño Daniel Rojas Pachas ha sido acusado por incluir una obra del poeta Allen Ginsberg en un taller literario para realizar libros artesanales con niños y jóvenes. Esta acusación, realizada dos meses después de realizado el taller por parte del concejal UDI Andrés Peralta, ha dado lugar incluso a una persecución judicial y policial, llevada adelante por la Brigada de Delitos Sexuales, lo cual, además de absurdo, refleja una ignorancia supina por parte de los cargos de representación popular y algunos funcionarios de la Ilustre Municipalidad de Arica.

Como escritores, editores y miembros de la comunidad artística y cultural del país, rechazamos de la forma más categórica esta acusación completamente infundada e injusta, que puede traer consecuencias muy dañinas para el trabajo y la carrera de Daniel Rojas Pachas en particular, y para el desarrollo cultural de la ciudad de Arica y de nuestro país en general.

Allen Ginsberg es uno de los poetas norteamericanos más importantes del siglo XX, de la talla de un Neruda o una Mistral. Al igual que nuestro Neruda, Allen Ginsberg explora en su poesía aspectos propios del erotismo y la sexualidad del ser humano, que es un tópico recurrente en cualquier poesía. Así como las obras esenciales de Neruda son parte mínima del currículum de Enseñanza Media e incluso Básica de nuestro país, los poemas de Ginsberg son parte esencial del currículum de estudiantes norteamericanos. Muchos de nosotros hemos realizado talleres con jóvenes y niños y hemos utilizados poemas de Ginsberg (en particular “Aullido”), el cual, debidamente contextualizado, entrega una experiencia poética valiosa y relevante par los jóvenes, niños y adultos. Por otro lado, es necesario también destacar que el taller realizado por Rojas Pachas estaba dirigido originalmente a adultos, y que fue la Municipalidad la que a última hora integró niños.

quema_chilePor todas estas razones, rechazamos rotundamente la censura y persecución de la que ha sido objeto Daniel Rojas Pachas por parte del concejal Peralta y de otros funcionarios municipales. Daniel Rojas Pachas es un poeta reconocido en Chile y el extranjero, y además un valorado gestor cultural que ha realizado indudablemente un aporte serio y constructivo en el ámbito literario tanto de Arica como del país a través de múltiples iniciativas como la Editorial Cinosargo y el Centro Cultural del mismo nombre. Quienes lo conocemos, por lo demás, podemos dar testimonio de su integridad ética y creativa, un concepto que a todas luces el concejal Peralta no conoce, ya que este “servidor público” sólo ha logrado demostrar que es precisamente la ignorancia la madre de todo fascismo, de toda intolerancia y de todo fanatismo.

Por esta razón, hacemos un llamado respetuoso al Sr. Alcalde de Arica, don Salvador Urrutia, a rectificar a la brevedad esta situación, y asimismo a velar por un manejo cultural más informado por parte del Concejo Municipal, ya que estos actos flagrantes de censura y persecución de personas que sólo contribuyen al desarrollo cultural del país son nocivos para el prestigio de su alcaldía y ciudad.

Como comunidad cultural nos mantendremos atentos a la evolución de esta acusación arbitraria contra Daniel Rojas Pachas, y haremos todos los esfuerzos por transmitir esta situación a las autoridades políticas de la zona y del país, así como a los medios de comunicación en general, para garantizar una resolución pronta y satisfactoria.

Atte.
1. Raúl Zurita, poeta, Premio Nacional de Literatura.
2. Andrea Jeftanovic, escritora. 
3. Cynthia Rimsky, escritora.
4. Jaime Huenún, poeta.
5. Diamela Eltit, escritora. 
6. Antonio Gil, novelista.
7. Ariel Dorfman, escritor.
8. Alejandra Costamagna, escritora y periodista.
9. Camilo Brodsky B., poeta, editor Das Kapital Ediciones, editor Cultura 
El Desconcierto.
10. Jaime Pinos, escritor y editor. 
11. Alejandra Bottinelli, académica de la Facultad de Filosofía y Humanidades, 
U. de Chile.
12. Javier Bello, poeta y académico del Departamento de Literatura, U. de Chile.
13. Carlos Cociña, poeta y editor.
14. Rubí Carreño, profesora asociada, directora Taller de Letras de la Facultad de Letras, PUC.
15. Lorena Amaro, crítica literaria y académica del Instituto de Estética, PUC. 
16. Pablo Torche, escritor.
17. Jorge Baradit, escritor.
18. Rodrigo Olavarría, poeta y traductor.
19. Diego Zúñiga, escritor y periodista.
20. Claudia Apablaza, escritora.
21. Ernesto González Barnert, poeta.
22. Víctor Quezada, poeta y crítico literario.
23. Antonio Ostornol, escritor, director Escuela Literatura U. Finis Terrae.
24. Tania Encina, editora Das Kapital Ediciones.
25. Carla Ulloa, editora y Magíster en Estudios Latinoamericanos, U. de Chile. 
26. Macarena Urzúa, investigadora postdoctorado Fondecyt, U. de Chile.
27. Claudia Darrigrandi, académica e investigadora de la U. Adolfo Ibáñez.
28. David Bustos, guionista y poeta.
29. Antonia Viu, Directora Académica Magíster en Literatura Comparada, U. Adolfo Ibáñez.
30. Adán Méndez, poeta y editor.
31. Carlos Henrickson, escritor, crítico y traductor.
32. Alejandro Zambra, escritor.
33. Enrique Winter, escritor y abogado.
34. Fidel Torres, investigador y editor.
35. Andrés Ajens, poeta, ensayista y traductor.
36. Cristóbal Joannon, poeta.
37. Eugenia Prado, escritora y editora Ceibo Ediciones.
38. Eugenia Brito, escritora.
39. Felipe Cussen, investigador IDEA-USACH.
40. Lucía Stecher, Doctora en Literatura.
41. Beatriz García-Huidobro, escritora y editora U. Alberto Hurtado.
42. Gerardo Quezada, poeta y documentalista.
43. Pía Barros, escritora.
44. Marcelo Leonart, escritor.
45. Bernardo Subercaseaux, académico U. de Chile.
46. Juan Cameron, poeta.
47. Francisco Ortega, escritor.
48. Paulo Slachevsky, editor LOM.
49. Silvia Aguilera, editora LOM.
50. Andrés Braithwaite, editor Cultura Las Últimas Noticias, editor Ediciones UDP.
51. Marisol Vera, directora Editorial Cuarto Propio.
52. Guido Arroyo, poeta y editor Alquimia Ediciones.
53. Pablo Toro, escritor.
54. Lucas Costa, poeta.
55. Fernando Ortega, poeta.
56. Christian Formoso, escritor.
57. Jorge Montealegre, escritor.
58. Simón Villalobos, poeta.
59. Andrea Ocampo, escritora.
60. Daniel Calabrese, poeta y editor RIL Editores.
61. Eleonora Finkelstein, escritora y editora RIL Editores.
62. Daniel Hidalgo, escritor.
63. Ramón Díaz Eterovic, escritor.
64. Francisco Ide, poeta.

65. Víctor López, poeta.
66. Simón Soto, narrador y guionista.
67. Víctor Munita Fritis, poeta.
68. Alejandra Montoya, poeta.
69. Kato Ramone, escritor, traductor y dibujante.
70. Leonardo Sanhueza, poeta.
71. Guillermo Valenzuela, narrador y guionista.
72. Sonia Montecino, académica U. de Chile.
73. Sergio Coddou, poeta.
74. Nelson Zúñiga, poeta, editor PyC.
75. Manuel Vallejos, poeta, editor PyC.
76. Eduardo Farías A, poeta, editor y crítico literario.
77. Carolina González Velásquez, Escritora.
78. Sylvia Millones Flores, Escritora y profesora de danza.
79. Javier Carabelli, Fotógrafo.
80. Sara Velásquez Ruiz-Tagle, dueña de casa.
81. Carlos González Martínez, Guía turístico.
82. Nicolás Cisneros Garcés, Sociólogo.