Archivos Mensuales: diciembre 2012

Contra viento y marea: Segunda feria latinoamericana del libro popular y organizaciones sociales

por Equipo PyC

El público pudo disfrutar de variados stands.

Los stands en Plaza Brasil.

Este fin de semana, y a pesar de la negativa de la Intendencia Metropolitana, se llevó a cabo la Segunda feria latinoamericana del libro popular y organizaciones sociales. En esta oportunidad, el evento tuvo lugar en la Plaza Brasil, en pleno centro de Santiago.

En un ambiente diverso y heterogéneo, donde también la familia y los niños tuvieron su espacio, se dieron cita diversas iniciativas culturales y políticas; editoriales, bibliotecas populares, librerías, movimientos sociales, etc.

Llama la atención en esta iniciativa el hecho de constituirse como un lugar de encuentro, donde las distintas organizaciones compartieron sus experiencias con el público asistente. Con una perspectiva social activista, la feria recibió a los visitantes con abundante material visual, especialmente enfocado en las manifestaciones estudiantiles de 2011 y la represión policial que estas sufrieron.

Con la clara vocación por ocupar los espacios públicos, en esta feria se pueden encontrar textos que es muy difícil, por no decir imposible, encontrar en el circuito tradicional de librerías. Autores como Malatesta, Kropotkin o Emma Goldman, entre otros,  llenaban las mesas de los expositores pertenecientes al mundo del libro.

Fernanda Padilla conversa con PyC.

Fernanda Padilla conversa con PyC.

Entre los variados expositores se encontraba la Red de Bibliotecas Populares. Fernanda Padilla, miembro de dicha organización, señaló que “Estamos funcionando desde junio,  aproximadamente. Funcionamos doce bibliotecas, no son todas las que hay en Santiago, pero de a poco nos vamos uniendo. La idea es generar esta unión pa’ que podamos seguir levantando más bibliotecas”. Respecto a los objetivos y la forma de funcionar, explica que “la biblioteca se basa en la confianza, que los mismos pobladores instalen la idea del libro, de formarse a través del libro”.

Respecto del cambio de lugar del evento, Fernanda aclara que “al principio nos habían mandado pa’ República, que es un barrio igual más cerrado. Yo creo que salió mucho mejor hacerlo aquí en el barrio Brasil”.

Consultada sobre la experiencia de participar en esta feria, Fernanda no oculta su alegría a causa de la buena recepción del público: “Hay mucha gente que nos deja sus mails, gente que trabaja en editoriales y están súper interesados en donar libros y en hacer de esto una cultura de barrio. La gente aquí ha funcionado, yo estoy súper contenta con esto”.

María José Yaksic, de Librería Proyección.

María José Yaksic, de Librería Proyección.

Otro de los muchos expositores en esta iniciativa fue Librería Proyección, especializada en ciencias sociales, humanidades y política, con énfasis en marxismo y anarquismo.María José Yaksic, una de las gestoras del proyecto, señaló que “Proyección es una librería y además es un centro social en el cual se reúnen organizaciones sociales, colectivos de distinto tipo, y el proyecto en el fondo lo que quiere hacer es, a partir de la librería, generar un espacio que, desde la autogestión, permita tener un espacio físico en el centro de Santiago donde se puedan revitalizar las redes de ciertas organizaciones sociales. El espacio está abierto para las organizaciones que lo deseen”

Para María José, la experiencia de participar en esta feria es positiva, a pesar de la oposición de las autoridades: “este año estuvo el problema de que hubo que cambiar la sede porque no hubo autorización de la Intendencia, pero de todas maneras se hizo la feria, y eso también da cuenta del nivel de compromiso que tienen las organizaciones con este espacio”

Un tenso momento se vivió cuando, en horas de la tarde de este domingo, uno de los músicos de un pasacalles pasó a llevar a uno de los carabineros apostados en el lugar, hecho que desencadenó la acción policial. Los uniformados comenzaron a hostigar al público y a los expositores, pero esta injustificada acción fue rápidamente rechazada en bloque por los asistentes.

A pesar de la tradicional prepotencia policial, el evento no fue empañado y todo el resto transcurrió en perfecta normalidad. Resulta muy interesante y atractivo encontrarse cada vez más con iniciativas culturales que surgen de los barrios y de las organizaciones sociales, en un esfuerzo real por demostrar que no toda la cultura se ha institucionalizado en Chile, y que existen canales alternativos a los oficiales para la transmisión, preservación y creación de verdaderos espacios identitarios.

Etiquetado , , , , , , , ,

Un serio bufón en la poesía chilena

por Eduardo Farías A.*

Ofico de Bufón (Xirok)Con Oficio de Bufón (2012) de Xirok (seudónimo de Javier Abarca Medel), Ajiaco Ediciones ha demostrado que construye el libro con madurez, tanto en su edición como en su diseño. El trabajo realizado por Dimacofi S.A. en la producción del libro, ayuda a la presentación final de este. En la parte central de la cubierta se disponen el gorro de un bufón, el título, el seudónimo y el logo editorial, todo en un color amarillo con leves manchas que se funden sobre un rojo oscuro. Así se construye una cubierta equilibrada y atrayente.

Xirok inicia este libro con la relación editor-autor: así a través de las palabras de Giorgio Manganelli dice: “Pero bueno, egregio editor, ¿no le he dicho que yo me siento en última instancia un bufón?” (p.7). Esta parte del epígrafe da cuenta del sentido del título: el hablante lírico es un bufón, “un hombre que juega” (p.7) con la lengua. Por otra parte, esta relación editor-autor está también en el contrato de edición que comienza en la página 9 del poemario. Sin embargo, este contrato tiene particularidades porque es la reescritura de la carta dirigida a Miguel de Cervantes por parte del rey que autoriza la publicación de Don Quijote de la Mancha, y porque es el rey quien también decide la publicación del libro de Xirok. Los editores de Ajiaco quedan relegados a un segundo lugar. En este contrato de edición, que se establece por 10 años, el rey católico puede ser Felipe III o Juan Carlos, el “Cazador de Elefantes y CALLADOR DE PRESIDENTES. Dueño Del Reyno de Chile, de gran parte del agua, la electricidad, los teléfonos, mineras etc., dueño de 1.300 empresas españolas instaladas en el país, y a la espera de duplicar estas cifras” (p.12).

La relación del rey con el bufón no se desarrolla en el resto del libro, sólo queda como una alusión literaria sin consecuencias poéticas y, desde mi perspectiva, se pierde como un tema que hubiese sido un acierto, ya que la relación de dependencia del bufón con el rey es pertinente, inevitable y fundamental: “Muerto el anfitrión, / muerto el espectáculo” (p.47).

El corpus poético cumple con el título que se le ha dado, pues encontramos la reflexión del hablante lírico acerca de su quehacer. Así, comienza: “No existe registro alguno de un bufón suicida en esta tragedia inventada / Es que amo la violencia limpia […]” (p.15) y el objetivo de su trabajo es “entretenerlos de buen propósito” (p.45). La tristeza tiñe las palabras del hablante lírico, quien canta “esta humorada ostentosa con un desatino lleno de / perfumes baratos y un laúd desafinado. / En este oficio abierto al reparo / se puede ver el llanto que guarda la imagen infeliz / de los jadeos soberbios.” (p.22)

Oficio de Bufón no ofrece risas. Desde una primera persona plural, el hablante dice: “Públicamente andamos con nuestra alegría disfrazados sin embargo / imitando lo que nos devasta. / Dedico mi voz a este peligro.” (pp.15-16). De esta forma, el bufón es solo máscara que imita la destrucción y entra en este camino construyendo sus poemas, que también son máscaras que esconden más de lo que muestran.

Este bufón, por una parte, se define como un homo sacer, feo y torpe, el peor de todos: un hombre que puede ser asesinado impunemente, ya que su muerte no tiene valor alguno. Por ello, su oficio se transforma en “un espejo frente a otro espejo” (p.27). Por otra parte, es un bufón cesante: “¡Que vuelvan los duques, los príncipes, / los palacios llenos de conspiraciones y ostentosas fiestas!” (p.30) Esta cita demuestra su posición política acerca de la subordinación económica y el desempleo que experimentan las personas a diario. Esta cesantía también permite que el hablante lírico defina, al final del poemario, al receptor como un lector común. Termina dirigiéndonos la pregunta: “¿Podéis pagar?” (p.47)

Oficio de Bufón, para terminar yo también, es un libro que funciona, que se sostiene en la lógica del soliloquio. Sin embargo, la oscuridad que alcanza su discurso provoca que el lector se pierda en el contenido de su reflexión, por lo que Oficio de Bufón no es un libro ameno. Sin embargo, la lectura de este oficio “tremendo / secular, desnudo e inocente / no es una faena inútil” (p.18).

Oficio de Bufón

Xirok

Ajiaco Ediciones, 2012

Eduardo Farías Ascencio (Santiago, 1985) es Licenciado en Letras Hispánicas PUC y candidato al grado de Magíster en Edición por la Universidad Diego Portales/Pompeu Fabra. Ha publicado poemas y críticas en diversos medios. Se ha desempeñado también como editor en la Revista Grifo.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , ,