El pulso de la FILSA 2012 según los editores independientes. Una conversación con Galo Ghigliotto y Camilo Brodsky

por equipo PyC.

La Feria Internacional del Libro de Santiago es, sin duda, el mayor evento de la industria de los libros en Chile. Con una historia que se remonta a 1981, año en que se realiza la primera versión, la Filsa ha tenido un crecimiento incuestionable en calidad y magnitud, representando cada año un desafío para la Cámara Chilena del Libro. Sin embargo, a pesar del reconocimiento nacional e internacional del evento, nunca ha estado libre de críticas e incluso de polémicas.

Pero ¿qué piensan los editores independientes sobre la Filsa?  Poesía y Crítica conversó con Galo Ghigliotto y Camilo Brodsky, editores independientes que estuvieron presentes en la versión 2012. Esto fue lo que nos dijeron.

La visibilidad de las microeditoriales

Consultado sobre la real visibilidad que la Filsa puede otorgar a las microeditoriales, Camilo Brodsky (Das Kapital) piensa que “independiente de que uno se maneje en un circuito que pasa por otros lados, que pasa por la Furia del Libro, que pasa por ferias más chicas, no puedes negar que a pesar de todas las críticas tanto a la Cámara como a la Filsa misma, es un evento clave para el mundo del libro. Independiente de las críticas que igual se mantienen, como el absurdo de cobrar una entrada para un lugar donde se supone que vas a gastar plata comprando cosas, o el mismo tema del arrendamiento de los stands que son ya medios prohibitivos(1).

Camilo Brodsky en el stand de La Furia del Libro.

Pero yo creo que nosotros en ese plano, por lo menos los que estamos acá, La Calabaza del Diablo, Cuneta, Das Kapital, tenemos que estar acá como estamos en cualquier otro lado. Así como cuando nos decidimos a meternos en el tema de la librería y no comprarnos mucho el discurso un poquito mentiroso ese de “desde el margen del margen”, también tenemos que estar acá. Lo nuestro son los lectores, porque si no encuentras lectores, si no disputas lectores tampoco tienes condiciones, incluso en términos políticos, de hacer ningún ejercicio de contrahegemonía. Entonces, si no vas a pelearles los duraznos a los tipos en su patio, no hay cómo”

Por su parte, Galo Ghigliotto pone la mirada en el tipo de público de la Filsa: “es un público que viene de todas partes. Acá llega gente que son ingenieros, enfermeros… o enfermeras también (risas)… personas que no tienen nada que ver con el mundo del libro ni la literatura, y que vienen a mirar, a ver qué se encuentran, y entonces cuando ven que hay un stand medio raro, de gallos gordos pelados, que hay como 20 detrás del mostrador, se preguntan ¿qué pasa aquí? Te preguntan: ‘y ustedes ¿quiénes son?’ –y lo hacen – y ahí uno les cuenta que somos las editoriales independientes, proyectos que nacen de una o dos personas… y así hay gente que se va enterando de qué es una editorial independiente (…) Siento que hay otras iniciativas más cototas para visibilizar las microeditoriales, pero igual es importante estar acá, por el tema de la venta directa, pero también para los autores. Para un autor emergente es muy importante participar en la Feria del Libro. No es lo mismo decir: “oye, voy a presentar un libro en la feria huachaca que está al lado de La Piojera” que en la Feria del Libro de Santiago”.

El panorama cultural

Otro tema importante dentro de la organización de la Filsa es el programa cultural de la Feria. Para Camilo Brodsky, el evento debería no solo ser una feria de negocios, sino también una feria de autores: “los programas culturales de la Filsa se han ido empobreciendo un poco. No sé si tenga que ver con la Cámara Chilena del Libro o con cierta impericia a la hora de armar los programas culturales. Yo creo que existe una falta de radar, por lo menos en lo que tiene que ver con literatura chilena más reciente (…) quizás lo más interesante sea lo que está pasando con la serie de diálogos, donde ahí sí hay gente que tú puedes decir que por lo menos fue un poco más entretenida. Pero tampoco es gente que convoque mucho más público”.

Galo Ghigliotto junto a Manuel Vallejos, de PyC.

Dentro de este mismo tema, Galo Ghigliotto piensa que la ausencia de las microeditoriales de provincias hace que el panorama que la Filsa ofrece al público no sea del todo completo: “faltan las editoriales más pequeñas, faltan las editoriales de provincias. Esto es una feria en la cual se encuentran consumidores y productores -por supuesto los productores que tienen las capacidades para estar acá y entrar en las ligas mayores o medianas del mercado- así que siempre van a quedar muchos agentes afuera. La Filsa es amplia, en eso no hay discusión, pero no es completa”.

Un aspecto positivo que tuvo este año la distribución de espacios fue la ubicación de un escenario muy cerca del stand de las editoriales independientes: “Yo no sé hace cuántos años no se hacían lecturas de poesía en la Filsa. Nosotros hicimos una serie de cuatro y fue súper bueno. Está el escenario acá y las personas que venían a ver el teatro, se quedaban. La gente que leyó poesía tuvo un público al cual no hubiera podido acceder… cuarenta, cincuenta personas escuchando poesía (…) y eso yo creo que es una buena experiencia tanto para los que escucharon como para los que leyeron. Pero yo creo que fue más producto del azar que de una propuesta sistemática de parte de la Filsa. Creo que si se le saca punta a esas cosas y si se reflexionan cosas como el precio de la entrada o la democratización para los stands, yo creo que la Filsa se puede ir perfeccionando” opina Camilo Brodsky.

Por su parte, Galo Ghigliotto, matiza un poco la crítica a la programación cultural, al decir que “la organización de la programación ha tenido bastantes problemas. Siento que es difícil hacer esta cuestión… porque son tres o cuatro personas las que organizan todo, y esas personas tienen que tener el conocimiento para incluir poetas jóvenes, narradores, cocineros, paleontólogos, encantadores de serpientes… desde mi punto de vista por supuesto podría mejorar mucho más.  De todas maneras se pegaron buenos golazos; estuvo Julián Herbert, estuvo Todorov… que fue un chiripazo porque lo trajo el Museo de la Memoria. Pero hay más cachativa, no olvidemos que el nuevo director de la Cámara Chilena del Libro es un editor que se autoproclama como independiente(2) así que eso quiere decir que debería haber una filiación con los independientes”.

La competencia

Finalmente, les consultamos a Galo y Camilo respecto a la competencia con otras editoriales que implica la Filsa. Para Camilo Brodsky, las trasnacionales y las independientes corren por carriles completamente diferentes: “No vamos a decir que la contienda es desigual, pero yo creo que no se trata de una competencia con las transnacionales. Creo que hay un plano en que las transnacionales incluso no pueden competir con nosotros; somos nosotros los que de hecho dinamizamos la escena literaria. O sea que no están pasando los autores nuevos por allá; estos tipos lo que hacen es tirar la grúa cuando ven que a alguien le va bien, pero no hacen la inversión en los primeros libros. Yo no sé hace cuántos años una transnacional no saca un libro de poesía chilena que no sea de Parra o una revisión de Neruda o de Mistral. Entonces la competencia que se da es en otros planos. Además hay que pensar que son industrias de características absolutamente distintas. Para Planeta, Random, etc., el objetivo es generar lucas, las líneas editoriales están supeditadas a lo que definan las gerencias comerciales”.

El equipo de baby fútbol de La Furia del Libro: Camilo Brodsky (Das Kapital), Marcelo Montecinos (La Calabaza del Diablo), Galo Ghigliotto (Cuneta) Diego Álamos (Chancacazo) y Eric Carvajal (Emergencia Narrativa).

En este mismo sentido, Galo Ghigliotto apunta a otro tipo de competencia, más relacionada quizá con los hábitos lectores de los chilenos: “Yo creo que hay una diferenciación de los públicos (…) pero la competencia no es con ellos, creo que es más que nada con el desconocimiento de los lectores, ese es, digamos, el ‘enemigo’. Porque la editorial industrial tiene su pega súper clara: ellos publican lo que va a vender. Nosotros no estamos en esa, y por lo mismo el lector –para no decir consumidor- de los libros de editoriales industriales es una persona que en realidad está entregada a cualquier cosa, está como en una veleta; lo que le ofrezcan o lo que haya leído por ahí es lo que va a comprar. Nuestros lectores son otros (…) la Furia del Libro tiene un público muy diferente a este. También creo que hay una gran cantidad de público desencantado con esta feria y que se va a la Furia del Libro. Y eso es porque así como hay algunos que llegan a buscar libros de sudoku y libros infantiles y no ven nada más porque nada más les interesa, hay otros que llegan a buscar libros de dragones y no ven nada más porque nada más les interesa, hay otros que vienen a buscar libros de editoriales independientes porque no les interesa nada más también” PyC.

Camilo Brodsky (Santiago, 1974) es poeta y editor. Ha escrito para diversos medios de comunicación. Es autor de los  poemarios Las puntas de las cosas (2005) y Whitechapel (2009). Es el fundador de Das Kapital Ediciones.

Galo Ghigliotto (Valdivia,1977) es poeta y editor. Ha publicado los poemarios Valdivia (2006) y Bonnie &Clyde (2007). Es el fundador de Editorial Cuneta y organizador de la muestra de editoriales independientes La Furia del Libro.

Notas

(1) El precio promedio de un módulo es de 37 U.F.

(2) El actual presidente de la Cámara Chilena del Libro es Arturo Infante, fundador de la editorial, distribuidora y librería Catalonia.

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: