La enredada mano de Gastón Biotti

por Eduardo Farías A. *

Laenredaderamano(Editorial Pfeiffer, 2012) es el primer poemario que publica Gastón Biotti. El título del poemario nos remite directamente a la escritura al aludir a la mano, y el adjetivo  previsualiza, de alguna manera, la complejidad de la escritura de Gastón. Dicha complejidad en la enredadera de este poemario no es azarosa ni producto de la casualidad, sino que, por el contrario, es fruto de una mano conciente de la escritura y del oficio poéticos. Además, esta mano fija sus límites escriturales, principalmente, en la utilización de formas métricas tanto clásicas como populares (soneto, sextina, cueca, etc.) y de figuras literarias, como la aliteración, para construir el ritmo de cada poema. En consecuencia, Laenredaderamano es un poemario que evidencia una preocupación tanto por el contenido como por la forma. Además, es un poemario mínimo: el lector se encontrará con sólo 17 poemas que tendrá que releer.

La complejidad poética se aprecia desde el primer poema, el soneto Voyyvuelvo: “Porque de tanto andarme a la redonda / pies pedaleando piedras me despierto: / […] callado al ir cayendo yo encallando” (17). La complejidad conceptual deviene del tratamiento del tema y del objeto poético de cada poema. Además, en el segundo y tercer verso de este soneto se aprecia la importancia de la musicalidad y del ritmo por medio del uso de la aliteración. La manipulación de los versos para que ingrese la musicalidad se aprecia también en otros poemas, por ejemplo: “o en calle seca encalle en cada loza” (26), “que el ruido ronco enrosca todo el cielo” (28), o “de bostezos brotes brutos” (39).

La complejidad conceptual también puede apreciarse cuando existe una acumulación de imágenes y acciones en torno a un objeto poético. De tal manera, Laenredadera mano es un “vaivén que más vaivén desata” (23), como por ejemplo, en: “Cuando recorre el perro, resoluto, // lloviendo como nubes barro en bruto / los charcos para arriba se hacen mata / que flora en verde oleaje un lomo hirsuto” (23). Además, la complejidad se incrementa cuando se altera la sintaxis del verso: “que un sol de rayo ronco es cada calle” (19), en “mera de madera mesa” (43), o en “Ser el comer relleno” (43). También sucede cuando se desarrolla una imagen conceptual, por ejemplo en el poema Ramales se encuentra la siguiente enunciación lógica diferida entre versos: “la que era rama arriba abajo se hunde / […] la que era rama abajo arriba se hunde / […] lo que era arriba abajo arriba se hunde.” (29). Por otra parte, la complejidad conceptual en Laenredaderamanoconvive con escasos momentos de claridad verbal, como en el poema Pedradas: “Más me gusta sentarme en la cuneta, / sea grande, mediana, más bien chica.” (21), o en Rocío: “¿Trepa en tu pecho a oír / cómo es que ladra / el perro que desvela / toda la cuadra” (37).

Temáticamente, Laenredaderamano discurre sobre la cotidianidad a partir de referentes concretos, y en sus poemas podemos encontrar: la bicicleta, la cuneta, el perro, el gato que ronronea, la basura de los bolsillos, el baile, etc. De tal manera, la ausencia de los “grandes temas” de la literatura refresca la posibilidad de la utilización de estructuras métricas en referentes cotidianos.

Por otra parte, en Laenredaderamano se aprecia el uso de un registro formal con ocasionales  inserciones de palabras y frases pertenecientes al registro informal: “patas” (19), “me saques pica” (21), “el que anda a pata” (25), “tuto” (39), “Tonta lesa” (43), “la guata” (43). De tal manera, no se podría pensar Laenredaderamano como un poemario académico o academicista por el uso de estructuras métricas, ni tampoco podemos adjetivarlo como popular por el uso de coloquialismos.

Con este poemario, Gastón Biotti camina con una mirada poética propia el mismo sendero literario que han recorrido, en el último tiempo, Rafael Rubio y Juan Cristóbal Romero. Es posible vincular a Gastón con estos dos autores, en cuanto hace uso de estructuras métricas y estróficas tradicionales. A su vez, se diferencia en la extrema complejidad de su escritura -lo que puede desanimar a más de algún lector- y en los referentes concretos que incorpora, así como por la combinación de registros.

Por otra parte, Laenredaderamano es un poemario que calza muy bien en la colección Portal y en la línea editorial de Pfeiffer, pues corresponde a la visión de la poesía chilena que entrega esta editorial, y que se fundamenta, justamente, en el oficio y el trabajo poético riguroso. Laenredaderamano es un poemario que aporta al desarrollo de ese espacio específico en la tradición poética en Chile.

Delaedición

El libro resalta por la versatilidad que entrega para la lectura. Laenredaderamano se adapta a diferentes contextos, incluso se deja leer en ocasiones poco aptas, como un viaje de pie en el metro, por ejemplo. Resalta en la edición la cubierta tipográfica, es decir, no hay imagen que acompañe la información esencial de una cubierta. A partir del color verde de fondo, la tipografía utilizada, la posición del logo editorial y de la colección, se puede apreciar como una cubierta a la vez clásica y contemporánea: en ella, el título y el nombre del autor están construidos visualmente en relación al concepto de ‘enredadera’, palabra que se encuentra destacada.

En la diagramación de este poemario podemos encontrar aciertos y errores; por una parte, la utilización de una tipografía para el poema y otra para el título del mismo, es un acierto, porque enriquece visualmente la lectura. Esto puede pasar inadvertido, pero luego de una revisión más detallada se aprecian las diferencias entre una y otra tipografías. Otro acierto es la lógica de  diagramación, ya que es coherente con las necesidades del libro. Esta se basa en la relación entre la cantidad de texto y la cantidad de páginas, es decir, solo las páginas impares están impresas, dejando las pares en blanco (1). Esta lógica es coherente con la necesidad de transformar un conjunto mínimo de poemas en un libro (2). De este modo, Laenredaderamano, un conjunto de solo 17 poemas, se transforma en un libro de 56 páginas.

Sin embargo, existen tres errores puntuales en la diagramación. Primero, cuando no hay texto en la página par, ésta debiese estar completamente en blanco. Pese a esto, en Laenredaderamano se introduce el número de página, el nombre del libro y del autor, aún cuando no existe texto poético impreso en ella. Esto resulta una falta de oficio para una editorial que en el título anterior de la colección Portal (Misaldevelado de Sebastián del Pino) no comete tal error en la diagramación. Segundo, al final del libro quedan dos hojas vacías. Un editor debe ser capaz de solucionar este problema. Más de una hoja en blanco al final se transforma en un ripio de la edición, pues el lector percibe una falta de cuidado en el libro que tiene en sus manos. La solución a esto hubiese sido incluir un índice, sección ausente en este libro. Tercero, el primer poema aparece numerado en la página 17. Si confiamos en esa información, el libro en total tendría 56 páginas. Sin embargo, el primer poema aparece realmente en la página 9, con lo que el libro no tiene 56, sino 48 páginas. Ante esto existen dos posibilidades: o ha sido una decisión deliberada de Editorial Pfeiffer, entregando así información errónea de un libro, o bien Imprenta Atenas realizó una compaginación poco cuidadosa. En ambos casos implica un perjuicio para el lector-comprador y para la reputada imagen de esta editorial.

La enredadera mano 

Gastón Biotti

Editorial Pfeiffer, 2012

Eduardo Farías Ascencio es Licenciado en Letras Hispánicas PUC y candidato al grado de Magíster en Edición por la Universidad Diego Portales/Pompeu Fabra. Ha publicado poemas y críticas en diversos medios. Se ha desempeñado también como editor en la Revista Grifo.

NOTAS

(1) Salvo en el caso de un texto que comienza en una página impar sea lo suficientemente extenso para continuar en la página siguiente, que es par. Solo en estos casos, la página par está impresa e incluye también el número de página.

(2) Un libro como Laenredaderamano, a pesar de su brevedad, no podría estar constituido por 20 o 25 páginas. Para el lector, nos guste o no, es importante la cantidad de páginas que tiene un libro, y esto incide en la percepción del costo versus la cantidad de páginas, puesto que el libro, al ser comercializado, ingresa en un mercado, y se transforma en un objeto de consumo.

Licencia Creative Commons
La enredada mano de Gastón Biotti por Eduardo Farías Ascencio se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Basada en una obra en poesiaycritica.wordpress.com.

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , ,

6 pensamientos en “La enredada mano de Gastón Biotti

  1. Dasein dice:

    Me parece muy interesante los comentarios acerca de la edición, puesto que Editorial Pfeiffer suele tener desaciertos en sus libros, desde las hojas que se salen hasta la ausencia de letras en algunas las palabras, que perjudican la posibilidad de disfrutar la realmente la lectura. En cuanto a la crítica del poemario, pienso que faltó más golpe, porque hay una herencia muy directa y marcada entre la escritura de Gaston Biotti y la escritura de Rafael Rubio. En realidad, me gustaría haber leído en qué más se diferencian aparte de la enredadera, ¿hay algo más?

    Un abrazo,

    • Estimado “Dasein”:

      Los libros de la editorial son encuadernados y llevan costura hilo. Por ejemplo, si revisas “La enredadera mano” verás cuatro “puntadas”, esto une el cuadernillo y garantiza que no se desprenderán las hojas. Si a un libro se le salen las páginas, la editorial se hace responsable y te cambiaremos en el acto el ejemplar.
      Respecto a las erratas, no hay ninguna editorial que no las tenga.
      Atte., Editorial Pfeiffer.

  2. Julius dice:

    Concuerdo con “Dasein” en el sentido de la ligazón más directa entre la escritura de G. Biotti y la de Rubio. Creo que Biotti no ha iniciado completamente una diferenciación con respecto a Rubio, de cuya escritura es tributario. Esto no quiere decir que seaun mal poeta, sino que aún no ha emprendido su propio camino. Saludos!

    • Rafael Rubio dice:

      No creo que la escritura de Biotti sea tributaria de mi poesía. Lo que ocurre es que tanto Biotti como yo tenemos influencias comunes. Somos tributarios de los mismos poetas: Carlos Germán Belli, Góngora, Oscar Hahn, San Juan de la Cruz, David ROsenmann-Taub, Alberto Rubio.oY eso es señal de hermandad, no de paternidad por parte mía. Otra cosa: creo que la calidad técnica de “La mano enredadera” está muy por sobre todo lo poco y nada que he hecho. Fraternalmente,
      Rafael.
      PD: Se agradece el ojo crítico de Eduardo Farías, otro poeta interesante cuya obra, cuando sea publicada, será un real y valioso aporte al concierto poético nacional.

  3. Ennio Stefano dice:

    Propongo que Biotti y Rubio lean sus poemas al unísono. Notarán la diferencia.

  4. Ennio Stefano dice:

    Claramente emprendió su camino…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: