Del terremoto que es una mancha

 por Eduardo Farías A.*

I

Ensayo sobre la mancha es el nuevo poemario de Germán Carrasco, publicado por Ediciones Corriente Alterna. Consta de sólo 15 poemas, un número de textos bastante menor a lo que ha publicado Germán en otros libros. Este hecho puede ser considerado como un error editorial, y perfectamente puede serlo si, como lectores, anhelamos leer más poemas que los que han sido publicados en este libro. Pensando en la calidad escritural de Germán, finalizar la lectura de este poemario nos deja gusto a poco.

Recordemos que el libro que antecede al que estoy criticando es Ruda (Cuarto Propio, 2010), libro que obtuvo el Premio Mejores Obras del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes el 2011. A partir de tales antecedentes, Ensayo sobre la mancha descomprime (quizás niega) esa sensación de defender los premios y galardones obtenidos mediante esta nueva publicación. Germán Carrasco se mantiene, a mi modo de ver, en la ruta donde importa la calidad del texto poético. Lo más probable es que Ensayo sobre la mancha no sea premiado como Ruda, pero tampoco será un fracaso, pues indudablemente encontramos la escritura a la cual estamos acostumbrados y que dan sustento a la idea de que la poesía de Germán es parte importante de nuestra tradición poética y que es necesario conocer.

En el inicio del poemario se nos muestran los primeros núcleos temáticos: “que el terremoto y la lluvia borren todo / El corazón es un cartucho de tinta / La buena arquitectura se llueve / Libertad de espacio y palabra / Ensayo sobre la mancha” (p. 7) Por su diagramación, estos versos se encuentran en una tipografía sans serif aumentada en varios puntos y en negrita (por ejemplo), ello provoca que los versos se impongan como centrales y llamen nuestra atención diciendo ‘hey, no estamos aquí por casualidad’.

Como no se pueden abarcar todos los sentidos que se aprecian en un poemario, y porque el espacio no lo permite, me interesa iluminar la importancia del terremoto, y cómo el movimiento telúrico sirve para diferenciar la experiencia del Hombre y del poema.

El título del libro, Ensayo sobre la mancha, se explica en el segundo poema titulado Experimento. En el poema están las acciones que constantemente realiza el escritor: escribir e imprimir. Y en el momento de imprimir, una gota de agua o de alcohol que invade la página se transforma en una mancha que permite el silencio en la medida que borra lo que está escrito. El hablante lírico, en este poema, celebra el poema perdido, borrado por la mancha, celebra el silencio, lo que no podrá ser leído. Bastante irónico considerando que un poeta da a conocer lo que escribe. Ensayo sobre la mancha es el discurrir acerca de esa situación; el hablante nos invita a representarnos la imagen y metáfora del terremoto y la lluvia que borran todo.

Ensayo sobre la mancha corresponde a la experiencia del hablante hecha discurso: “Ta claro: hay que resistir / toda la vida de eso se trata / y en un territorio de sismos y fascismos / reconstruir y parchar eternamente.” (p. 12) Por una parte, en Ensayo sobre la mancha se utiliza el registro informal chileno, en el uso de “Ta” en vez de ‘está’, otros casos que están en el poemario son: ‘la contru” (p. 25), “bueno…” (p. 25), “docu” en vez de ‘documental’. Estos casos de registro informal conviven con un registro formal como el uso de la enumeración en dos poemas: poema página 12, El infierno es como el hoyo. Sin embargo, hay que considerar que la escritura de Germán Carrasco ha estado marcada por la formalidad lingüística. Por otra parte, el hablante asume que su vida consiste en resistir, en mantener la vida y esta experiencia se constituye por su forma sintáctica en una experiencia colectiva y política del ser humano.

Además, el hablante afirma que el poema asume la actitud de mirar el fin con absoluta atención, similar a la actitud que asumiría un héroe trágico: “los poemas vayan / en dirección contraria / -no resistirse, contemplar / la cinematografía de la natura / que intenta borrarnos del mapa” (p. 12). En el poema la sobrevivencia no es un paso. La idea de que la naturaleza intenta eliminarnos se repite también en el poema de la página 21: “cuando / uno hace el amor  no se da cuenta / que un terremoto tiene la intención / de borrarnos del mapa.” En consecuencia, el terremoto del 27 de febrero es un tema central en este poemario, evidencia de aquello también es el poema Demoliciones de edificios con dinamita v/s demoliciones de edificios por movimientos sísmicos. Este hecho en la Historia contemporánea de Chile permite desarrollar la diferencia entre la experiencia del Hombre y la experiencia del poema como veremos a continuación.

La experiencia del Hombre está marcada por la resistencia a la posibilidad de la extinción. La muerte de cada uno de nosotros es diametralmente opuesta a la experiencia del poema como se expresa en Libertad de espacio y de palabra: “En el tiempo del poema se descansa / aunque todo el resto del tiempo / sea puro resistir / […] sino que [el tiempo del poema] es un espacio de libertad.” (p. 23)

En consecuencia, Ensayo sobre la mancha gira en torno a la muerte, la muerte que puede provocar un terremoto “para recordarnos que nada es eterno” (p. 27), y por otra, en el poema, en cuanto eje libertario que posee el Hombre en su vida ante la evidencia de la muerte.

II

Un crítico no se enfrenta a un manuscrito. En mis manos tengo y leo un libro que está construido de una manera determinada. Un crítico debe asumir que está frente a un objeto, debe asumir que el libro está publicado por una editorial en un catálogo donde existen otros libros, o es autoeditado. Todos estos factores son relevantes para una crítica literaria.

Un libro debe atraer la mirada del lector con su diseño y/o su construcción, y esto sucede con Ensayo sobre la mancha (1). La construcción material es increíble, el diseño de manchas de tonos grises, el fondo gris, el negro de las letras y el logo, más brillo y relieves dan vida a una cubierta excepcional. Así, Ensayo sobre la mancha es un libro-objeto, donde el contenido es tan importante como el contenedor. Esta decisión y preocupación editorial es un acierto en el trabajo de Ediciones Corriente Alterna, y aumenta el nivel de competencia en el sector editorial independiente. Esta editorial ha construido en poco tiempo y de manera envidiable un catálogo y libros materialmente bellos en su diseño exterior. Tal es el caso del libro de Carrasco.

Germán Carrasco

Ensayo sobre la mancha

Corriente Alterna Ediciones, 2011.

Eduardo Farías Ascencio es Licenciado en Letras Hispánicas PUC y candidato al grado de Magíster en Edición por la Universidad Diego Portales/Pompeu Fabra. Ha publicado poemas y críticas en diversos medios. Se ha desempeñado también como editor en la Revista Grifo.

NOTAS

(1) Desde La insidia del sol sobre las cosas hasta Clavados, los libros del autor han sido publicados en JC Sáez Editor, luego Ruda en Cuarto Propio y ahora Ensayo sobre la mancha en Ediciones Corriente Alterna. ¿Qué ha llevado a Germán Carrasco a cambiar de editorial desde JC Sáez Editor? Esta pregunta extraliteraria nos permitiría advertir parcialmente por qué un escritor publica en una editorial específica y no en otra.

Licencia Creative Commons
Del terremoto que es una mancha por Eduardo Farías Ascencio se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Basada en una obra en poesiaycritica.wordpress.com.

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: